Ir al contenido principal

Vino y Rosas



iempre me gustó verlo dormir. Lo hice durante mucho tiempo a través de la abertura de la puerta de su dormitorio. Dormía y duerme desnudo. Desde mí escondite podía disfrutar de su cuerpo. Acariciaba con mis manos de adolescente virgen su espalda velluda con sumo cuidado, como si temiera despertarlo. Me deslizaría suavemente hasta sus nalgas. Yendo y viniendo por cada una de las partes expuestas a mí mirada curiosa y excitada. Es un ritual que el desconoce, que inicié no hace mucho y que he ido perfeccionando con el tiempo. Con ese hombre llegué a sentir cómo mí cuerpo de niña se alejaba, dejando en su lugar el de una adolescente que no lo veía como su padrastro, si no cómo hombre. Su cuerpo tenía la fuerza de perturbarme hasta humedecerme. Y no su cuerpo sino la brisa sudorosa que emanaba de sus poros. Mis manos necesitaban perderse bajo mí camisón y acariciar ese púbis casi infantil y adentrarse en ese sexo que parecía contener en sus profundidades un fuego encendido. Mientras él ignorante de lo que ocurría tras esa puerta dormía placidamente. Imaginé que mis manos acariciaban su hermoso pene. Que con mi mano derecha acariciaba sus testículos. Lo había visto en una revista que me había dejado una de mis amigas. Me excitaba pensar que mí dedo recorría el pliegue que en una línea perfecta nacía en su culo y se perdía entre las arrugas que cubrían el glande. Mientras él se mordía los labios para no gritar. Con firmeza y muy despacio descorrería el velo, dejando al descubierto la rosada y tibia cabeza de su pene a la que yo lamería una y otra vez. Llegué a verlo retorcerse y escucharlo gemir y eso me hacía volver a sentir entre mis muslos una intensa humedad. Pero una noche su sueño no debió ser tan denso y me pillo en el suelo, sudorosa y jadeante con el camisón levantado y las piernas abiertas. No dijo nada, tan solo me pidió que por favor me fuera a la cama. Me sentí avergonzada. Mí rostro echaba fuego. A partir de aquella noche todo a nuestro alrededor parecía haber cambiado, al igual que nuestro comportamiento. Desde que me encontró de aquella forma, dejé de ser su hijastra, esa con la que había estado conviviendo diez años y que a la muerte de su mujer había quedado a su cargo. La atracción que sentía desde hacía años por ese hombre me había llevado a una situación embarazosa, tanto para él como para mí. Se había convertido en una obsesión, que no me permitía realizar la vida que cualquier otra joven de mí edad. Apenas salía de casa fuera del horario de mis clases en el instituto. No aceptaba salir con chicos, es más los evitaba. En mí vida solo dejé que participaran chicas, compañeras de clase, por lo que se me llego a creer que era lesbiana. El silencio entre mí padrastro y yo era una realidad, que a veces conseguía a resultar asfixiante. Pero pude advertir en él algo que me infundía una ráfaga de esperanza. Sus miradas, esas que a veces no lograba esconder a tiempo, escondían ahora una especie de destello desconocido hasta entonces por mí. Fui consciente de lo que hice y de la trampa que tendí a sus pies, pero era el único modo de averiguar algo que necesitaba… Invite a dormir conmigo a una chica de mí clase, sabía que yo le gustaba y creí que podría ayudarme en lo que deseaba averiguar. Iba a pedirle que me dejara compartir su cuerpo. Ella era una chica desconcertante. Su serenidad lograba a veces inquietarme desafiándome. Cuándo llegó a casa se la presente a él y los tres pasamos una agradable velada durante el tiempo que duró la cena. Él nos estuvo observando todo el tiempo. En otro momento me hubiera molestado que lo hiciera, pero no esa noche tan especial. Mí comportamiento con esa chica fue, me atrevo a decir deshabituad. Yo normalmente no era así de afectuosa. Una vez terminada la cena le dije a mí padrastro que nos íbamos a mí dormitorio. Él con una sonrisa extraña, nos dio las buenas noches y se fue a ver la televisión. Una vez las dos a solas en mí dormitorio la mire a los ojos, buscando en ellos ayuda. Hablamos de trivialidades para relajar el ambiente. Nos desnudamos para ponernos el camisón. Sentí cómo sus ojos recorrían mí cuerpo. Me puse algo nerviosa. Se fue apretando el nudo en mí estomago. Me encontraba algo tensa. Ella se acercó a mí, sin decir nada y me tendió sus brazos como refugio. Acepte ese abrazo. Sentí nacer la necesidad de su boca. Me besó largamente. La detuve con el índice sobre sus labios. Me sentía extraña, inquieta por lo que estaba haciendo. Enredé mis dedos en sus cabellos. Ella buscó una de mis manos y la llevó hasta uno de sus pechos. Así iniciaría aquel juego… El aire se fue enturbiando. Ella se recostó sobre la cama ofreciéndose a mí. Un voluptuoso aroma, comenzó a danzar entre nosotras. Solo esperaba que él como otras noches estuviera tras la puerta, mirando tras la cerradura, como solía hacer yo de niña. El cuerpo de esa chica era hermoso y tentador, del que emanaba a raudales sensualidad. Levantó con descaro sus caderas provocándome. Con sus dedos pinzo repetidas veces sus pezones, mientras se mordía los labios. Me incline sobre ella. Mí boca fue en busca de esos pequeños pechos que me recibieron en un excitante estallido. La rigidez y dureza de sus pezones parecían estar esperándome. Eran provocadoramente hermosos revestidos de ese color purpúreo. Me incitaban, deseaban ser acariciados, besados, lamidos y mordisqueados por mí. Me senté sobre su pecho con todo el peso en mis rodillas. Me tomó de la cintura llevándome hacia su boca. Me sujeté con fuerza a los bordes de la cama y descansé mi vulva en sus labios. Me lamió como un gato llevándose con su lengua todo el exceso de humedad. Tomó mis pezones entre los dedos, apretándolos. Sentí su lengua forzándome los labios, para entrelazarse con la mía. Su saliva que por debajo se transformaba en más jugos para saciar su deseo. Se apartó de mi boca y escuché tras de nosotras un gemido que me supo a gloria, el de él. Lo imagine excitado, masturbándose enfebrecido por lo que le estábamos ofreciendo. Su miembro palpitante entre sus manos. Sus huevos apretados, la vena hinchada y violácea a punto de estallar. Esa imagen me excito enormemente. Abrí sus muslos, que brillaban por el almíbar que me tenté a probar. Mis labios recorrieron arrastrando tras ellos esa humedad. Acaricié con mis dedos sus labios, abriéndolos para que surgiera su clítoris. Erecto, expectante, se escurría de mi dedo al tocarlo y se endurecía hacia arriba cuando presionaba suavemente su contorno. Recosté mi boca para chuparselo habidamente. Escuché como sus gemidos se dispersaban a nuestro alrededor. Cambiamos de posición. Ella se montó sobre mí, con su sexo sobre el mío. Embadurne mis dedos con saliva y los introduje sin prisa en el orificio frotándolo con urgencia...Gemía y se desarticulaba en espasmos. Abrazó mi pierna con sus piernas, humedeciendo mi muslo con su danza, prendida a su euforia. Sentí su dedo ensalivado clavándose por detrás. Asié con fuerza sus pechos, mientras las convulsiones hacían zozobrar mí cuerpo. Tras ese intenso orgasmo, nos besamos y acariciamos un poco más hasta que ella se quedo dormida. Escuché atentamente, esperando averiguar si él seguía tras la puerta, pero solo pude oír un inmenso silencio. Me levante con cuidado para no despertarla y de puntillas salí del dormitorio. Me dirigí hacía donde imaginé que lo encontraría. Entreabrí la puerta y escuché el sonido áspero de su respiración, me enterneció. Seguía cabizbajo sentado sobre su cama. Deseé abrazarlo, besarlo. Busqué el valor necesario para acercarme a él. Si esa noche no daba ese paso, jamás lo daría. Yo había dejado de ser una jovencita ingenua que se había encaprichado de aquel hombre. Sentía el frío del miedo, ese que siempre recorría mí cuerpo cuándo me encontraba asustada. Abrí despacio la puerta, intentando no asustarlo. Levantó sorprendido su rostro ante mí presencia. Fue al ver su mirada, cuándo recordé mí desnudez. Amaba tanto a ese hombre que me enfrente a su rechazo. Me acerqué a él con pasos suaves y lentos, sin dejar de mirarlo. Me puse de rodillas frente a ese hombre que no hizo nada por alejarme de su lado y recosté mí rostro sobre sus piernas. El pecho me dolía de la fuerza en la que golpeaba dentro mí corazón. La densa oscuridad que nos había rodeado desde hacía tiempo, comenzó a desvanecerse dándole paso a la claridad que trae consigo la esperanza. Todo seguía en silencio. Sus brazos caían a lo largo de su cuerpo desmadejados. Sus manos se avivaron para acariciar mí cabello, sus dedos se adentraron entre mis rizos. Sentí como esparcía entre ellos besos… me di cuenta de que él estaba llorando. Me sentí fatal por lo que le creí estar haciéndole. Levante mí rostro, encontrándome con ese llanto silencioso. Me puse en pie y con mis labios fui secando el rastro dejado por sus lágrimas lamiéndolas. Sentía que me ahogaba. No deseaba verlo de aquella manera. Besé sus parpados, besé sus labios, temblaban, no sabía si seguir con lo que estaba haciendo o salir de su dormitorio y de su vida… Lo sentía abandonarse ante algo contra lo que ya no podía luchar más. Deseé ofrecerle consuelo en mí cuerpo. Acaricie su espalda velluda. Mis manos fueron de un lado a otro inquietas. Me conmovía verlo de aquella manera, pero es tan inmenso mí deseo por ser suya y que él fuera mío, que desoí cualquier intento por parte de mí conciencia por qué finalizara ese momento. Me repetí a mí misma una y otra vez, que él también me deseaba, aunque no se atreviera a dar ese paso … Su ropa se interponía entre ese contacto tan ansiado por mi. Mis manos fueron quitándosela cuidadosamente, siguiendo los dos inmersos en aquel silencio. Su piel reaccionaba a los roces de mis manos o mis dedos agitándose. Le hice sentarse sobre la cama, poniéndome de nuevo de rodillas ante él. Llego hasta mí el aroma particular e intenso de su sexo atiborrándose de sangre. Mis manos acogieron entre ellas ese miembro que iniciaba a sentir la efervescencia de la excitación. Acaricie sus testículos. Le escuché gemir al lamérselos. Me excitaba escucharlo. Recorrí con mis dedos su glande, siguiendo hasta el final que se perdía entre sus muslos. Cuando llegué a tocar su ano, se recostó mordiéndose los labios. Sabía, aún antes de tocar su miembro, que estaba listo y ansioso de mi boca. Con firmeza y muy despacio desvestiría de la membrana rosada y tibia y la abrace con mis labios. Se estremeció con el roce tibio de mi lengua y las paredes internas de mi boca, llegando hasta las puertas de mí garganta. Chuparlo fue un placer en si mismo. Sus palabras eran un barullo de fondo, que no logre descifrar. El calor se había aposentado en nuestras pieles. Con mí lengua recogí las perlas de sudor retenidas en la punta de los pelos de su pecho. Fue entonces cuándo él buscó mí boca y la cubrió con la suya. Sentí que una inmensa alegría se desbordaba dentro de mí. Esa vez había sido él quién había buscado sus labios. Mis ojos se llenaron de lágrimas. Sus brazos rodearon mí cuerpo. Por primera vez me sentí en paz.

Entradas populares de este blog

QUE BONITA TE VES DESDE QUE TE RESCATASTE

Que bonita te ves así volviendo a ser tan tú, tan tranquila , tan loca, tan completa,    tan viva. Caminas con seguridad, sonriendo todo el tiempo, no te viste como otras, la moda no influye en tus gustos, usas lo que te identifique como única y así vas enamorando al mundo. Que bonita te ves desde que te rescataste, tu mirada cambió y la paz te invade a cada instante. Que hermosa te ves amando a tu manera, sin etiquetas, sin miedos, simplemente amando como tú quieras. Ya casi te pareces a la mejor versión de tí, a esa que se comerá al mundo en su afán de seguir siendo feliz. Que bonitos tus ojos y tus sonrisas, que bonitas tus cicatrices que bonitas. Te reconstruiste de una manera hermosa, tus pedazos al ser unidos te convirtieron en la más bella de las rosas. Que bonita te ves retomando las riendas de tu vida, no cualquiera resurge como tú de entre las cenizas. Que grande te ves pisoteando todas tus tristezas y complejos, que imponente te has vuelto desde que mandaste al carajo a la…

Trazos envolventes

e encontraba disfrutando de mí día libre. Las pinturas expuestas en el escaparate de una tienda de arte había llamado mí atención. Tras uno segundos o tal vez minutos de contemplación de esos lienzos, advertí que el reflejo de un hombre en el cristal de ese escaparate, me estaba observando. Se trataba de un hombre de mediana edad, cabello y barbas canosa casi blancas y gafas con montura metalizada. Era de esas personas que resultan agradables a la vista. Me pareció raro que un hombre así me estuviera mirando. No parecía de ese tipo de hombres que se dedican a mirar a las chicas. Seguí disfrutando de las pinturas, cuando tras de mí escuché un carraspeo nervioso. Giré mí rostro encontrándome con una sonrisa en el rostro de él. Tras disculparse por su atrevimiento, intento explicarme el motivo de que hubiera estado observándome. Era pintor y necesitaba ayuda para llevar a cabo un experimento. No podía salir de mí estupor. No me veía posando y se lo dije, pero el me tranqui…

Derecho a la tristeza

Cuando la alegría es un deber, tenemos que exigir el derecho a la tristeza. La síntesis es la vida. Por eso si falta alguna de las dos, todo es antinatural. Por más que el mundo cambie, tendrá que haber bienestar y dolor. Físico o del otro. Por mucho que nos limpiemos las ideas y los hechos, habrá de las dos cosas. Es un estado intermitente e interno pero universal. Arreglar la política para equilibrar y equiparar las oportunidades es otra cosa. Luego está el ser humano. Quiero que quede claro que esto no es derroteo. Que no es defensa de una pena eterna y permanente. Que me parece perfecto eso de la defensa de la alegría como trinchera. Pero esto no se nos puede ir de las manos hasta la falsedad y la negación de la verdad. Hago esta defensa de la tristeza desde la práctica de la misma alternada con euforia. O sea, desde el devenir común de una vida cualquiera. La mía. Y esta defensa resulta del enfrentamiento a estos estadios en los últimos tiempos por cuenta propia y ajena. Tambi…

El 0 y el 1

Uno no quería contar con nadie, y Uno no entendía por qué era impar si antes de él había alguien.

 Uno no quería contar con nadie, y Uno sentía que después de él estaba el infinito.

 Y a Uno lo sempiterno le daba miedo, así que Uno, muerto de pavor, se fijó en Cero.

 Y cuando Uno vio a Cero, pensó que cero era el número más bonito que había visto y que, aun viniendo antes que él, era entero.

 Uno pensó que en Cero había encontrado el amor verdadero, que en Cero había encontrado a su par, así que decidió ser sincero con Cero y decirle que aunque era un cero a la izquierda, sería el cero que le daría valor y sentido a su vida.

 Eso de ser el primero ya no le iba, así que debió hacer una gran bienvenida.

 Juntos eran pura alegría y se completaban. Uno tenía cero tolerancia al alcohol, pero con Cero se podía tomar una cerveza cero por su aniversario, aunque para eso tuviesen que inventarse una fecha cero en el calendario.

 Cero era algo cerrado y le costaba representar textos pero, junt…

Breviario de podredumbre

El verdadero saber se reduce a las vigilias en las tinieblas: sólo el conjunto de nuestros insomnios nos distingue de los animales y de nuestros semejantes. ¿Qué idea rica o extraña fue nunca fruto de un durmiente? ¿Es bueno vuestro sueño? ¿Son apacibles vuestros sueños?: engrosáis la turba anónima. El día es hostil a los pensamientos, el sol los obscurece; sólo florecen en plena noche… Conclusión del saber nocturno: quien llega a una conclusión tranquilizadora sobre lo que sea, da pruebas de imbecilidad o de falsa caridad. ¿Quién halló jamás una sola verdad alegre que fuera válida? ¿Quién salvó el honor del intelecto con propósitos diurnos? Afortunado quien puede decir: «Tengo el saber triste». 
 Emil Cioran
Aquella noche hacían cola los sueños, queriendo ser soñados, pero Helena no podía soñarlos a todos, no había manera. Uno de los sueños, desconocido, se recomendaba: -Suéñeme, que le conviene. Suéñeme, que le va a gustar. Hacían la cola unos cuantos sueños nuevos, jamás soñados, pero Helena reconocía al sueño bobo, que siempre volvía, ese pesado, y a otros sueños cómicos o sombríos que eran viejos conocidos de sus noches de mucho volar.

Autor: Eduardo Galeano

Gente en la playa

La mujer ha aparcado. Baja y, con lentitud, saca del coche una silla de ruedas. Después, coge al muchacho, lo sienta y le coloca bien los pies. Se aparta algún cabello de la cara y, sintiendo ondear su falda al viento, va empujando la silla en dirección al mar. Entra en la playa por el paso de tablas de madera que, de pronto, a unos metros del agua, se interrumpe. Muy cerca, el socorrista mira al mar. La mujer alza al chico: lo coge por debajo de los brazos y camina de espaldas hacia el agua, mientras los pies inertes dejan dos surcos en la arena. Ha llegado muy cerca de las olas y lo deja en el suelo para volver atrás a por el parasol y la silla de ruedas.
Estos últimos metros. Los malditos, crueles metros últimos. Estos te romperán el corazón. No hay amor en la arena, ni en el sol, ni tampoco en las tablas, ni en los ojos del socorrista, ni en el mar. El amor son estos últimos metros. Su soledad. Joan Margarit
Gente en la playa