Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de 2008

lores. Montones de flores amarillas y malvas, como sabes son los colores que siempre estuvieron entre mis preferidos. Tristeza, rostros y más rostros apesadumbrados y miradas huidizas.

Mis lágrimas se resisten a salir. Siento que me falta el aire , el ambiente se encuentra demasiado cargado. ..
Todos ellos hablan y hablan , no dejan de hacerlo. No , no me interesa en absoluto lo que puedan decir de ti y de mi , ya no me importa nada. Sigue costándome respirar , el ambiente se encuentra demasiado cargado.

Si pudiera me iría , saldría de esta habitación que tanto me recuerda a ti; pero temo que si lo hiciera , las piernas no sostendrían el peso de mi cuerpo. . Aquí me encuentro , rodeada de todo tú pasado y de toda esa gente a la que apenas tuve tiempo de conocer. Todo fue tan rápido, cuando creímos que seria eterno...

Toda esta gente me molesta, hace tanto ruido.Todos parecen haber sufrido una enorme perdida, lloran y lloran como viejas plañideras, lamentándose una y otra vez de su perdida…

Palabras

is palabras toman cuerpo. Bailan en el aire, ya no les importa decir algo, sólo desean convertirse en el ritmo que marca esté momento. Mis palabras quieren creer que pueden hechizar, con un ligero sube, baja, con un grácil revoloteo. Creen estar dotadas de esa magia que en realidad carece.

Todo el universo son ahora esas palabras en movimiento; llevan un mensaje secreto. Palabras que se juntan y separan. Exhibiendo su brillo, luciendo sus pliegues.

Mis palabras se rinden, cuando está entre otras que siente extrañas. Se crecen cuando son impulsadas por las fantasías, que las logra transformar en historias que respiran y sienten. Son cómo alas que se han tejido con libertad que llevan cargadas.

Teme tener el poder de causar daño y de decir aquello que no deben. Temen llegar a ser un golpe seco con movimiento inesperado. Temen enmudecer, temen no lograr decir nada. En perder esa inocencia de las que siempre han ido cargadas.

Se dejan oler, porque saben que no hay ofrenda más íntima que la de…