Ir al contenido principal

Entradas

Es Hora De Redefinir El Virtuosismo

Puede ser difícil concentrarse cuando Alice Sheppard baila.  Alice Sheppard está moviendo la conversación más allá de la pérdida y la adversidad Su reciente carrera con entradas agotadas de DESCENT en New York Live Arts, por ejemplo, ofreció una constelación de estímulos. En el escenario había una gran rampa arquitectónica con una variedad de picos y planos. Había un intrincado diseño de iluminación y proyección. Había una partitura musical que se desarrollaba como un poema épico. También hubo una partitura en vivo: los sonidos de los cuerpos de Sheppard y su compañera bailarina Laurel Lawson interactuando con las superficies debajo de ellos.   Y había sillas de ruedas. Pero si cree que las sillas de ruedas son el centro de este trabajo, se está perdiendo algo vital sobre lo que crea Sheppard. “A menudo, para los miembros del público sin discapacidades”, dice, “el trabajo no es real hasta que ven la silla”.  Las curiosas solicitudes para saber por qué Sheppard usa una silla de ruedas r
Entradas recientes

"Les cuento…

Lo escribí hace años, pero siempre tiene vigencia... Paria, desterrado, perseguido, al paso tortuoso de la mula y envuelto entre las ropas de su madre, llegó a Belén huyendo de la locura y la barbarie.  Eso dice la historia y no es nada difícil que haya sido así porque a diario vemos que ocurren estas cosas. Aquel hijo recién nacido del carpintero José, descansó aquella noche en un pesebre de las afueras de la ciudad, en un jergón de paja, entre las miasmas de los bueyes y los burros, como bien podría nacer el hijo de cualquier ocupa de hoy, de cualquier hijo de obrero en paro y ama de casa sacrificada y amante de los suyos.   Tal como, cualquier pequeño venido al mundo en alguna comunidad aborigen de América, cuyo pueblo es vendido a terratenientes con ellos dentro y todo. Como todo ser que ve la luz en medio de la metralla y las bombas cazamargaritas, la violencia y el hambre, que es la mayor de todas las violencias y huye, buscando un lugar en la tierra donde sentarse a ver la

Konrad Lorenz: amores perros

Konrad Lorenz no ha sido el primer científico que intentó comprender el comportamiento de los animales, pero su estrecha convivencia con el perro desde su adolescencia le permitió escribir en 1950 el ensayo Cuando el hombre encontró al perro, un testimonio apasionado del estrecho vínculo entre dos especies que se aliaron hace miles de años para sobrevivir en un mundo hostil. Lorenz apreciaba la fidelidad del perro, pero se esforzó en preservar la independencia de un depredador con enormes dosis de ternura. Sus perros siempre se caracterizaron por su libertad y coraje. No eran mascotas, sino amigos que conservaban sus impulsos naturales.  Konrad Lorenz ha sido cuestionado por su connivencia con el nazismo. Fue militante del Partido Nacionalsocialista y se mostró partidario de las tesis eugenésicas. Se sospecha que participó en investigaciones oficiales sobre diferencias raciales, convencido de la necesidad de aplicar los principios del darwinismo social, según el cual no debe neutraliza

EL HOLOCAUSTO DEL QUE NADIE QUIERE HABLAR...

Hablar de que Roca generó un genocidio sobre los pueblos indígenas del sur de nuestro país es reconocer que realmente fue eso: una incursión armada, desde el estado creciente, sobre un espacio ocupado por poblaciones que ya lo poseían desde mucho tiempo antes, con el objetivo de diezmar a la población, despojarlos y ocupar sus territorios, secuestrar sus recursos y desintegrarlos culturalmente.  El exterminio del que fueron objeto fue llevado a cabo con la obsesión de la “limpieza de la nación”, de quienes Roca consideraba “salvajes”: “Hasta nuestro propio decoro como pueblo viril a someter cuanto antes, por la razón o por la fuerza, a un puñado de salvajes...”.(1)  La mal llamada “Conquista del Desierto” cumplió su cometido. La nación se forjaba bajo la violencia del estado sobre las poblaciones que históricamente habían vivido en sus territorios.  Los campos de concentración de la “conquista del desierto Los sobrevivientes de la llamada “Conquista del Desierto” holocausto argentin

Saber de alguien

 

"Religiosidad popular en El Pedernoso. Pasado y presente"

Hace mucho mucho tiempo... ...así era el carnaval en mi pueblo. " Nos referiremos a continuación a esa antesala de la Cuaresma, esa despedida a lo grande de la vida profana que es el Carnaval, pero dado que en este pueblo el carnaval aparece estrechamente asociado con la tradición de los "animeros", nos ocuparemos de ambos conjuntamente, no sin antes hacer mención de otra costumbre extendida por algunos lugares de Castilla, el "jueves lardero" (del latín lardum-i - tocino, manteca). Es el jueves anterior al Miércoles de Ceniza, en el que la gente se prepara para la abstinencia de la carne de los viernes de Cuaresma con una abundante comida campestre. Generalmente son los niños y algunos jóvenes quienes lo celebran, siendo un día festivo como cualquier otro. Vayamos ahora a uno de los episodios más interesantes dentro de la religiosidad popular de El Pedernoso, los "animeros". Existía un grupo de hombres llamados "Los Animeros" (doce person

Os dejo la descripción que de ella hizo Azorín: Alto en el Pedernoso

La posada de  Azorín  Don Quijote En marcha hacia el claro Levante. Y hagamos un alto en el Pedernoso. Cuando se sale de Madrid con dirección a Levante, pasado Aranjuez, se encuentra Ocaña. En Ocaña se bifurca la carretera. El ramal de la derecha conduce a Andalucía. El de la izquierda se dirige a Valencia, Alicante y Murcia. Después de Quintanar de la Orden nos encontramos en el Pedernoso. Nos dice Madoz que el Pedernoso se halla edificado «en terreno llano y sobre una cantera de pedernal». El término es abundante en plantas útiles y en granos. Se halla enclavado en la provincia de Cuenca y dentro del partido judicial de Belmonte. En Belmonte nació fray Luis de León. Pertenece el Pedernoso a la Audiencia territorial de Albacete. En el Pedernoso hacían cambio de tiros las antiguas diligencias. El revezo se efectuaba en esta posada en que acabamos de entrar. La posada se llamaba «Nueva» a principios de siglo XIX. Su patio es ancho. Ha entrado lentamente en su ámbito un magnífico automó