Ir al contenido principal

Nada es eterno...

briendo  las puertas del balcón, su rostro se encontró con  el relente de la madrugada. Su mirada mortecina fue recorriendo los montículos de hojas resecas  del otoño.   Todo en el jardín ofrecía un aspecto que armonizaba con su estado de ánimo. Aún se encontraba bajo los efectos de la marcha de ella. Sin lugar a dudas, todas las despedidas, tienen señales reconocibles, indicios: los que él se había negado a ver. El tiempo trae y lleva las cosas, nada es eterno... 

Desde que ella se había marchado, las noches se habían convertido en continuas vigilias, surgiendo de su memoria recuerdos de diferentes texturas.

Le bastaba cerrar los ojos, encontrandosela  sentada en ese balancin que se habia traido con ella por ser parte de la herencia de su abuela materna, en la que con un libro entre sus manos leia junto a la fuente  del jardin  o perdida en sus propios pensamientos.
La casa había quedado impregnada de su presencia, lo que lo condenaba irremediablemente a su recuerdo.
Cada noche, recostado en aquella cama que había compartido con ella, si cerraba los ojos, percibia su aroma y podia verla  apoyada en ese mismo rellano de la puerta temblando de frío, sin más iluminación que la luz de la luna,  con el vestido mojado por la lluvia, adhiriéndosele al cuerpo como una segunda piel. Despuntándole bajo la tela mojada sus pezones. Viendo como le goteaba por el rostro mechones de cabello. Tan frágil, tan inocente y a la vez tan endiabladamente tentadora. Su corazón marcaría un ritmo acelerado ante aquella visión tan sugerente, llegando sentirse excitado. Era entonces cuando su mano solitaria, se dedicaría acariciar con desesperación su ingle, subiéndola y bajándola velozmente, queriendo y no queriendo al mismo tiempo. Estremeciéndose en soledad, con un nudo en la garganta, empujado por el deseo. Emergiendo de entre la penumbra esa imagen secreta de ella. Viéndola recostada sobre la cama, con su liviano camisón de gasa verde y los tirantes caídos sobre sus hombros. Su cabellera cobriza recogida con una cinta en la nuca. Esa que a él le gustaba desatar, derramándose todo aquel fuego sobre la almohada. Sus ojos entornados., su mano deslizándose por el cuello y el escote, prestando especial atención a la ondulación de sus senos. Recorriendo despacio la invisible aureola de sus pezones provocadoramente. Era imposible no excitarse con escenas como aquella. Siguiendo esa mano que con sinuosidad se arrastra hasta la cintura y su vientre incitadoramente. Le gustaba ser observada por él mientras se acariciaba de aquella forma … Levantando el borde del camisón, arrastraba sus delicados dedos por entre sus muslos abriéndose camino hasta la oscura zona de su sexo. Volvió a cerrar sus ojos, mientras sus dedos separaban, los pliegues de su vagina mimándola. Escapándosele murmullos de entre sus labios. Era tremendamente excitante verla temblar de los pies a la cabeza. Observar esos frenéticos movimientos con los que se frotaba el clítoris. Emitiendo gemidos entrecortados. Su pierna izquierda doblándose en convulsos movimientos, mientras que su otra mano apretujaba sus pechos, pellizcando y retorciéndose los pezones. cargándose su rostro de esa lujuria que la había ido arrastrando poco a poco. Creándose una atmósfera sofocante. Haciéndose mas y mas delirante verla como se acercaba a ella la culminación de ese orgasmo, que la dejaría desmadejada y bañada en sudor…
 Regresando a esa oscuridad que de nuevo lo abarcaba todo. Cómo si en esa humedad ella se hubiera diluido, volviendo a quedarse solo. Era entonces cuándo exhausto , se levantaba de la cama, saliendo al balcón en busca de esa serenidad perdida. Con el deseo acallado por esa noche.

Comentarios

Entradas populares de este blog

QUE BONITA TE VES DESDE QUE TE RESCATASTE

Que bonita te ves así volviendo a ser tan tú, tan tranquila , tan loca, tan completa,    tan viva. Caminas con seguridad, sonriendo todo el tiempo, no te viste como otras, la moda no influye en tus gustos, usas lo que te identifique como única y así vas enamorando al mundo. Que bonita te ves desde que te rescataste, tu mirada cambió y la paz te invade a cada instante. Que hermosa te ves amando a tu manera, sin etiquetas, sin miedos, simplemente amando como tú quieras. Ya casi te pareces a la mejor versión de tí, a esa que se comerá al mundo en su afán de seguir siendo feliz. Que bonitos tus ojos y tus sonrisas, que bonitas tus cicatrices que bonitas. Te reconstruiste de una manera hermosa, tus pedazos al ser unidos te convirtieron en la más bella de las rosas. Que bonita te ves retomando las riendas de tu vida, no cualquiera resurge como tú de entre las cenizas. Que grande te ves pisoteando todas tus tristezas y complejos, que imponente te has vuelto desde que mandaste al carajo a la…

“Me declaro vivo”

Saboreo cada acto.
Antes cuidaba que los demás no hablaran mal de mí, entonces me portaba como los demás querían y mi conciencia me censuraba.
Menos mal que a pesar de mi esforzada buena educación siempre había alguien difamándome. ¡Cuánto agradezco a esa gente que me enseñó que la vida no es un escenario! Desde entonces me atreví a ser como soy.
He viajado por todo el mundo, tengo amigos de todas las religiones; conozco gente extraña: católicos, religiosos pecando y asistiendo a misa puntualmente, pregonando lo que no son, personas que devoran al prójimo con su lengua e intolerancia, médicos que están peor que sus pacientes, gente millonaria pero infeliz, seres que se pasan el día quejándose, que se reúnen con familia o amigos los domingos para quejarse por turnos, gente que ha hecho de la estupidez su manera de vivir.
El árbol anciano me enseñó que todos somos lo mismo.
La montaña es mi punto de referencia: ser invulnerable, que cada uno diga lo que quiera, yo sigo caminando impara…

Perséfone

Uno mira, uno huele el olor distinto, del ser que se devela.
 Uno aprende su nombre, y lo musita en tardes que no tienen otro sentido que el segundo en que se queman.
 Uno se demora en lo adquirido, y lo contempla, y lo penetra, y lo convive bajo el fuego en que crepita, cede o gime a nuestra piel, o a calidades más remotas, más inescrutables.
 Después nos convertimos en los habituales. Nuestro sol es el antro, nuestra calle de encuentro, nuestra duda, nuestra pérdida extraña.
 Debemos estar muy solos para eso, muy pálidos bajo la luz del día y bajo la mirada de las vírgenes. Sin embargo, debemos atrevernos, elegir nuestro próximo minuto, balbucirles a ellas actos telúricos y palabras telúricas, signos de galaxias menos complicadas, pero más mortales, exactitudes a su gusto que sólo bastarán para perdernos, y horas y horas que se adentrarán en nosotros y nos harán volver a un confuso principio, a una lenta construcción para lo nunca, para el después y el quemarnos.
 Al fondo del gran…