Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de febrero, 2007

Optaste por ...

Se que añoras en silencio
la pasión de antaño.
Siento como destilas
serenamente esa cuestión.
Como sé qué optaste por vivir las mañana
y olvidarte de las noches,
aunque puedan algunos pensar
que aquello no fue una elección.
La vida de las pasiones
había llegado a su final.
Aprendiste a tomarle
el gusto a las cosas sencillas
y con ello sentirte en paz.
Nunca pretendiste engañarte,
sabes que la verdadera vida
se halla en otra parte,
solo que esa ya la viviste. Y te mató.

Me mostraste..

Como el poeta necesita de la palabra
así de esa misma forma te necesité yo a ti . Me mostraste como era ser cómplices entre lineas,
abriéndose ante mí, rutas misteriosas.Hermosas metáforas escondían el hilo inductorde algo que hubo,
aunque nunca existió.


Perteneciéndome en esa ausencia

Sensaciones a través de tus ojos,
se desplazan suavemente
por mi inmóvil cuerpo.
Mis pezones ansian
encontrarse en tu boca, en tus labios.
Mis caderas danzan sobre tu cuerpo


con ese ritmo enloquecedor,
que aleja por unos instantes
ésos insistentes pensamientos
que enturbian mí conciencia.
Haces tuyas mis caderas.
Toma mis manos en tus manos
en este baile apasionado
convertido en sueños
que mi deseo ha forjado.
Perteneciéndome en esa ausencia
a la que tu me has castigado.

La tarde gime deshecha en lluvia

La tarde gime deshecha en lluvia. caen fielmente recuerdos que resbalan por el cristal de la ventana. Suspiros rotos, ensueños lastimados. se aproximan a mí cuerpo. Llegan tus manos en su elipse de licor de ámbar. Seducidos por la danza, de tus muslos que mí cintura atenaza. Tendida y preparada mí piel va exhalando un olor a repentina selva. De la profundidad de mí garganta se retuercen palabras prohibidas. Un río de promesas desciende entre mis senos, cuajando en vientre la melaza. que mitiga el refrior de una fría tarde de lluvia y de silencio.

Insomnes noches

Insomnes noches torrenciales, de ese mi universo deshilvanado que todo aquello que toca destruye.
Risas, llanto y más llanto transfiguración de lo imposible. Pesadumbre y desencanto
dejaron quiénes ya se marcharon.