Ir al contenido principal

Unas mesas nos separan.



e trasfondo escucho el repiqueteo de la lluvia sobre los cristales, abro el libro que se encuentra sobre la mesa, fijándome en ese primer párrafo que leo sin entender su contenido,volviendo a cerrarlo.Inquieto, busco encontrar algo que me distraiga. Enciendo el ordenador dispuesto a buscar paginas, foros o lugares en los que por equivocacion, logren retener mi atencion. Nada. Sin lugar a dudas, existe una confabulación de los medios qur dispongo para entretenerme, para que eso no suceda. La television es una pena y la conexión a internet se encuentra tan inestable como yo. Repaso con desgana una revista, las imágenes pasan y pasan ante mi, sin que logren llamar mi atención, por lo que vuelvo a cerrarla. Me pongo en pie y me dirijo a la ventana, la abro, me gusta ver llover, me gusta ese olor a humedad que arranca al asfalto. Ya siendo un niño me gustaron los dias así, por lo que me tacharon de ser un niño raro. Mi infancia fue solitaria y silenciosa; haciendo de mi una persona timida y taciturna. Tal vez ser hijo unico me sumiera en ese estado permanentemente. Ese retraimiento, es uno de los motivos de que no haya sido capaz de haberme acercado a esa mujer, de no haber tenido la audacia o el valor necesario, para haberme puesto ante ella con cualquier tipo de escusa, de lo que podria haber salido tal vez una conversacion . Pero me es imposible…siempre me digo que tal vez más adelante, en otro momento. Hace dias que ella acude a ese mismo café, al que yo voy desde hace tiempo. Es una mujer hermosa, posee una sonrisa acogedora. Con unos ojos dormidos y profundos,en los que se refleja con la misma intensidad el sentimiento de la melancolía que el estallido de felicidad. Se resiste a dejar vencer su atractivo por el paso de los años y eso me gusta. Se encuentra bajo esa belleza otoñal que deja sobre algunas personas la vida. Sus ojos, su mirada me estudia con sigilo. Se posa sobre mi y se marcha. Teme encontrarse con la mia. Al parecer ignora que yo también hago lo mismo, escondido tras esté periodico que me hace de biombo. Cada tarde se repiten las mismas cosas, los mismos gestos. Ella entra y se dirige sin prisa hacía la mesa de al lado del ventanal. dejando sobre la mesa ese libro y ese paquete de tabaco. Buscando a Pepe el viejo camarero y pedirle un café con leche, que ira tomando a lo largo de la tarde. Todo parece ser parte de un rito o ceremonial. Es ridiculo mi comportamiento, es cierto. Ya no soy un adolescente para estar colgado de una mujer de la que no sé nada. Tal vez por eso, he llegado a hacer de su vida un misterio. A veces se torna tan enigmático su semblante. La rodean esas sombras o claroscuros. El cabello cubriendole parte del rostro. Volutas de humo brotando de entre sus labios carnosos. Me fascina su forma de hacerlo. Derrama sensualidad en ello. Me trae a la memoria a algunas de aquellas mujeres fatales del cine negro. Es cierto, que a ese viejo café no suelen ir mujeres solas y menos una como ella, por lo que llamó mi atención. Siempre ha ido sola, siempre al igual que yo ha estado sola... Tiene una gran facilidad para ser atrapada por sus pensamientos. Observa el ir y venir de la gente tras los sucios cristales del ventanal, unas veces con tristeza , otras sonrriente. Me he convertido en una especie voyeur. Una tarde tras otra, desde detras del periodico, veo a esa mujer inmersa en una especie de film , congelándo imágenes , avanzando,repitiendose escenas singulares, silenciando la banda sonora que fluye entre esas paredes recargadas de sobriedad. Los manejos de la mente son prodigiosos. Esas imágenes trepan por mi cerebro, desencadenando respuestas dentro de mi. Hay momentos para la melancolia y para la ensoñación. Mañana volvere a ese mismo café. Nada más entrar, Pepe empezará a prepararme ese café sólo y sin azucar que me ha servido a diario desde hace tiempo. Abriré el periodico para darle un repaso a las noticias más sobresalientes del día. Esperaré su reaparicion,reconoceré sus pasos sobre el linoleo del suelo. Entonces las sienes me latíran con fuerza y las manos humedas dejaran mi huella en las paginas de ese diario. Todo es tan previsible, no hay lugar a cambios o sorpresas. Mi subconsciente tal vez decida arrastrarme con el. Mi maginacion, puede que se disponga a trastear creando alguna historia . Mientras eso esté sucediendo, yo seguiré atentamente como sus labios se convierten en una sonrisa, como sus ojos se desplazan por las paginas del libro, como ladea la cabeza, como sus rodillas asoman justo al borde de la falda y sus piernas inquietas se cruzan y descruzan, sugeriendo,invitando. Seguire el hipnotizante revoloteo de esas manos, de como sus dedos largos y agiles se pasean por su cuello y el borde del escote. Dedos con los que suele llevarse el cigarro a los labios, con los que agita la cucharilla sobre ese café con leche... Visionar todo esto me ha excitado. Deseo a esa mujer. Mi mano en soliario tendrá que calmar esa inquietud que se ha ido avivando en mi entrepierna. Para lo que cierro los ojos . Vuelvo a reencontrarme con esa mujer. Voy recreandome en algo que tanto me gustaría presenciar. Mi mano se ha convertido en complice de este momento, envolviendo mi miembro, acarciandolo. Ese rostro de tez clara, sin mas maquillaje que una nota de carmin rojo en los labios, me sonrie con cierta picardía… Con un gesto me pide que tome asiento... La veo sentarse resueltamente en una silla. Sus manos se desplazan sobre su ropa, dejando atras sinuosas ondulaciones. Sus dedos van arrastrando con ellos el bajo de la falda, levantandola. Despojada de cualquier pudor, separa sus piernas mostrandome las laderas internas de sus muslos. Todos sus movimientos son lentos, envolventes. Desabrocha boton a boton la camisa. Mi miembro se agita. Sigo el curso de sus manos. Se acarcia los pechos por encima del sujetador. Sus ojos siguen clavados en mi, los siento. Mi cuerpo se ha ido tensando. Mi respiracion se alijera. Poniendose de pie, se dedica a quitarse esas bragas de encaje negro, arrastrandolas muy lentamente, deslizandolas por sus muslos, sus piernas hasta sacarselas, lanzandolas a un destino incierto. En sus ojos veo un increible desafio,lo que me excita mucho más. Mi boca se encuentra pastosa. Trago saliva. Ella se ha vuelto a sentar. Sus muslos vuelven a estar separados. Tengo ante mi el paisaje de su sexo, húmedo y rosaceo. Su mano se pasea por ese pubis con una gran languidez. Silenciosa, tantea esa avertura tras la que se esconde su clitoris . Me mira. Sus ojos se han ido abrillantando por la excitacion. Siento entre mis manos la agitacion de mi miembro. Gotas de sudor se deslizan vertiginosamente por mi espalda, por mi frente. Allí esta ella, con las mejillas arreboladas. Frotando esos labios, esos pliegues y repliegues con movimientos circulares . Su brazo sube y baja sin cesar, primero con lentitud, después más rápidos…. Suspira, gime y jadea... Su otra mano inquieta, impaciente atraviesa la seda del sujetador, apresándo con ansia uno de sus pechos. Su lengua humedece los labios. Saca al esterior ese pecho, rotando sus dedos alrededor de ese pezon, pellizcandolo,retorciendolo. Volviendo a resercasele los labios. Toda ella se contrae y se expande sobre la silla. De su garganta se escapan más de esos sofocados suspiros y jadeos. Mis sienes repiquetean. Se me enturbia la vista. Entre violentos espasmos, he llegado a correrme, derramandose ese semen denso y calido sobre mis manos. Regresando a esta realidad que de nuevo lo abarca todo y en la que esa mujer se encuentra ausente. Tras recuperar poco a poco el aliento. Veo que mi miembro se encuentra desfallecido y pringoso entre mi mano. Es tarde. Aún se escucha llover. Será mejor que me duche y me vaya a la cama, mañana he de madrugar de nuevo. De repente esa idea de mañana a la tarde, ese volver a verla. Tambien acude compañado de ese temor a que llegué el día en que no escuche tras de mi sus pasos,que no pueda ver de reojo su sereno caminar,ni de perderse tras un mundo de abstraciones. Que no pueda verla llevarse ese sempieterno cigarro hasta los labios. Temo tanto que una tarde, no llegue a estar ante ese ventanal de cristales sucios. Que esa mesa y esa silla se encuentren vacías,sin ese libro, sin ese café con leche. Que no la tenga unas mesas mas alla para mirarla desde detras de esas paginas cargadas en su mayoria de noticias de muerte y dolor que pueden volver a ensombrecer mi vida.

Entradas populares de este blog

Aquella noche hacían cola los sueños, queriendo ser soñados, pero Helena no podía soñarlos a todos, no había manera. Uno de los sueños, desconocido, se recomendaba: -Suéñeme, que le conviene. Suéñeme, que le va a gustar. Hacían la cola unos cuantos sueños nuevos, jamás soñados, pero Helena reconocía al sueño bobo, que siempre volvía, ese pesado, y a otros sueños cómicos o sombríos que eran viejos conocidos de sus noches de mucho volar.

Autor: Eduardo Galeano

QUE BONITA TE VES DESDE QUE TE RESCATASTE

Que bonita te ves así volviendo a ser tan tú, tan tranquila , tan loca, tan completa,    tan viva. Caminas con seguridad, sonriendo todo el tiempo, no te viste como otras, la moda no influye en tus gustos, usas lo que te identifique como única y así vas enamorando al mundo. Que bonita te ves desde que te rescataste, tu mirada cambió y la paz te invade a cada instante. Que hermosa te ves amando a tu manera, sin etiquetas, sin miedos, simplemente amando como tú quieras. Ya casi te pareces a la mejor versión de tí, a esa que se comerá al mundo en su afán de seguir siendo feliz. Que bonitos tus ojos y tus sonrisas, que bonitas tus cicatrices que bonitas. Te reconstruiste de una manera hermosa, tus pedazos al ser unidos te convirtieron en la más bella de las rosas. Que bonita te ves retomando las riendas de tu vida, no cualquiera resurge como tú de entre las cenizas. Que grande te ves pisoteando todas tus tristezas y complejos, que imponente te has vuelto desde que mandaste al carajo a la…

Trazos envolventes

e encontraba disfrutando de mí día libre. Las pinturas expuestas en el escaparate de una tienda de arte había llamado mí atención. Tras uno segundos o tal vez minutos de contemplación de esos lienzos, advertí que el reflejo de un hombre en el cristal de ese escaparate, me estaba observando. Se trataba de un hombre de mediana edad, cabello y barbas canosa casi blancas y gafas con montura metalizada. Era de esas personas que resultan agradables a la vista. Me pareció raro que un hombre así me estuviera mirando. No parecía de ese tipo de hombres que se dedican a mirar a las chicas. Seguí disfrutando de las pinturas, cuando tras de mí escuché un carraspeo nervioso. Giré mí rostro encontrándome con una sonrisa en el rostro de él. Tras disculparse por su atrevimiento, intento explicarme el motivo de que hubiera estado observándome. Era pintor y necesitaba ayuda para llevar a cabo un experimento. No podía salir de mí estupor. No me veía posando y se lo dije, pero el me tranqui…

Derecho a la tristeza

Cuando la alegría es un deber, tenemos que exigir el derecho a la tristeza. La síntesis es la vida. Por eso si falta alguna de las dos, todo es antinatural. Por más que el mundo cambie, tendrá que haber bienestar y dolor. Físico o del otro. Por mucho que nos limpiemos las ideas y los hechos, habrá de las dos cosas. Es un estado intermitente e interno pero universal. Arreglar la política para equilibrar y equiparar las oportunidades es otra cosa. Luego está el ser humano. Quiero que quede claro que esto no es derroteo. Que no es defensa de una pena eterna y permanente. Que me parece perfecto eso de la defensa de la alegría como trinchera. Pero esto no se nos puede ir de las manos hasta la falsedad y la negación de la verdad. Hago esta defensa de la tristeza desde la práctica de la misma alternada con euforia. O sea, desde el devenir común de una vida cualquiera. La mía. Y esta defensa resulta del enfrentamiento a estos estadios en los últimos tiempos por cuenta propia y ajena. Tambi…

El 0 y el 1

Uno no quería contar con nadie, y Uno no entendía por qué era impar si antes de él había alguien.

 Uno no quería contar con nadie, y Uno sentía que después de él estaba el infinito.

 Y a Uno lo sempiterno le daba miedo, así que Uno, muerto de pavor, se fijó en Cero.

 Y cuando Uno vio a Cero, pensó que cero era el número más bonito que había visto y que, aun viniendo antes que él, era entero.

 Uno pensó que en Cero había encontrado el amor verdadero, que en Cero había encontrado a su par, así que decidió ser sincero con Cero y decirle que aunque era un cero a la izquierda, sería el cero que le daría valor y sentido a su vida.

 Eso de ser el primero ya no le iba, así que debió hacer una gran bienvenida.

 Juntos eran pura alegría y se completaban. Uno tenía cero tolerancia al alcohol, pero con Cero se podía tomar una cerveza cero por su aniversario, aunque para eso tuviesen que inventarse una fecha cero en el calendario.

 Cero era algo cerrado y le costaba representar textos pero, junt…

Gente en la playa

La mujer ha aparcado. Baja y, con lentitud, saca del coche una silla de ruedas. Después, coge al muchacho, lo sienta y le coloca bien los pies. Se aparta algún cabello de la cara y, sintiendo ondear su falda al viento, va empujando la silla en dirección al mar. Entra en la playa por el paso de tablas de madera que, de pronto, a unos metros del agua, se interrumpe. Muy cerca, el socorrista mira al mar. La mujer alza al chico: lo coge por debajo de los brazos y camina de espaldas hacia el agua, mientras los pies inertes dejan dos surcos en la arena. Ha llegado muy cerca de las olas y lo deja en el suelo para volver atrás a por el parasol y la silla de ruedas.
Estos últimos metros. Los malditos, crueles metros últimos. Estos te romperán el corazón. No hay amor en la arena, ni en el sol, ni tampoco en las tablas, ni en los ojos del socorrista, ni en el mar. El amor son estos últimos metros. Su soledad. Joan Margarit
Gente en la playa




Con uno de mis dedos

Con uno de mis dedos, rozo tus labios,

dibujar tu boca intento.

Cerrando los ojos te pienso

siguiendo la línea con mi dedo,

con el pensamiento te palpo.

En tu rostro se dibuja una sonrisa,

que por azar  es la que busco.

La libertad entre mis dedos

crea pinceladas de luces,

hago nacer los ojos que deseo.

Siguiendo los pasos ciegos

sobre tu piel de lienzo ,

se derraman colores de deseo,

entre caricias disuelto.

Me miras, de cerca me miras,

pero yo no te veo, solo te siento

con el pincel de mis dedos

jugamos tan solo a tocarnos.

Nos miramos cada vez más de cerca

yo, siempre con los ojos cerrados.

Superponiéndose  sensaciones,

de colores inciertos

en respiraciones agitadas,

se confunden nuestros cuerpos.

Nuestras bocas se reencuentran

mordiéndose con los labios,

sabores de deseo degustamos

perfumes de amores viejos,

jugando en sus recintos.

El silencio limpia nuestras frentes,

sudorosas de trementina y óleo.

Entonces mis manos buscan

hundirse en tu enmarañado cabello  ,

mientras nos besamos

siembro con mi boca llena de fl…