Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de septiembre, 2011

Mañana puede ser muy tarde

Por qué el silencio..??
Mañana puede ser muy tarde...
Para decir que amas, para decir que perdonas,
para decir que disculpas,
para decir que quieres intentar nuevamente...
Mañana puede ser muy tarde...
... Para pedir perdón, para decir:
¡Discúlpame, el error fue mío...!
Tu amor, mañana, puede ser inútil;
Tu perdón, mañana, puede no ser preciso;
Tu regreso, mañana, puede que no sea esperado;
Tu carta, mañana, puede no ser leída;
Tu cariño, mañana, puede no ser más necesario;
Tu abrazo, mañana, puede no encontrar otros brazos...
Porque mañana puede ser muy, muy tarde!
No dejes para mañana para decir:
¡Te amo!
¡Te extraño!, ¡Perdóname!, ¡Discúlpame!
¡Esta flor es para ti!, ¡Te encuentras muy bien!
No dejes para mañana
Tu sonrisa, Tu abrazo, Tu cariño, Tu trabajo,
Tu sueño, Tu ayuda...
No dejes para mañana para preguntar:
¿Puedo ayudarte?
¿Por qué estás triste?
¿Qué te pasa?
¡Oye!...ven aquí, vamos conversar.
¿Dónde está tu sonrisa?
¿Aún me das la oportunidad?
¿Percibiste que existo?
¿Por…

Despierto con los últimos pájaros de la noche

Despierto con los últimos pájaros de la noche aleteando sobre el borde oscuro de mi vientre. La luna es apenas una sonrisa en el cielo y como hilachas cuelgan, irracionales, los vestigios de un mundo enajenado. Cae la última estrella; el cielo se parte en dos. Una serpiente deja su último vestido para morir de cara al sol. Todo parece ser parte de un final que se anunciaba en ti desde hace tiempo, ahora aquí se encuentra, dolorosamente pétreo. Mientras a lo lejos sigo escuchando tu silencio repitiéndose una y otra vez como si tratase de un eco .

Su obra en mi cuerpo

Conversábamos desnudos sobre los grandes almohadones. Sus manos acariciaban mis pechos y sus dedos se entretenían en ir dibujando  círculos invisibles alrededor de las rosadas aureolas de mis pezones …
Hacía  tiempo que él había  tratado  de convencerme para que posase  para uno de sus cuadros. Creí que se trataba de una broma, pero ante su insistencia comprendí que dicha   proposición iba completamente en serio. Rehúse  hacerlo mi pudor no me lo permitía. Acabé respondiéndole  que me lo pensaría. Posar desnuda como sus otras modelos, no era algo que me apeteciese, mi cuerpo ya tendía a descolgarse por la edad. Me  dediqué  a mirarme desnuda ante el espejo de mi dormitorio una y otra vez, viéndome en ese receptáculo de cristal una vez mejor que otras.   Pero acabe haciéndolo, me costó mucho dar ese paso, pero lo conseguí. Cuando se lo dije, apenas pude mirarle y él que me conocía  desde hacía tiempo, sabía lo mucho que me estaba costando acceder a su petición. Intentó restarle importanc…

Con uno de mis dedos

Con uno de mis dedos, rozo tus labios,

dibujar tu boca intento.

Cerrando los ojos te pienso

siguiendo la línea con mi dedo,

con el pensamiento te palpo.

En tu rostro se dibuja una sonrisa,

que por azar  es la que busco.

La libertad entre mis dedos

crea pinceladas de luces,

hago nacer los ojos que deseo.

Siguiendo los pasos ciegos

sobre tu piel de lienzo ,

se derraman colores de deseo,

entre caricias disuelto.

Me miras, de cerca me miras,

pero yo no te veo, solo te siento

con el pincel de mis dedos

jugamos tan solo a tocarnos.

Nos miramos cada vez más de cerca

yo, siempre con los ojos cerrados.

Superponiéndose  sensaciones,

de colores inciertos

en respiraciones agitadas,

se confunden nuestros cuerpos.

Nuestras bocas se reencuentran

mordiéndose con los labios,

sabores de deseo degustamos

perfumes de amores viejos,

jugando en sus recintos.

El silencio limpia nuestras frentes,

sudorosas de trementina y óleo.

Entonces mis manos buscan

hundirse en tu enmarañado cabello  ,

mientras nos besamos

siembro con mi boca llena de fl…

Como un buen amante

Como un buen amante dejaste sobre mis labios el rastro del dulce y el amargo. Cubriste de intimidad mí boca fecundándose un imposible, con la brevedad que deja la rosa negra al anunciarse la mañana.

Trazos envolventes

e encontraba disfrutando de mí día libre. Las pinturas expuestas en el escaparate de una tienda de arte había llamado mí atención. Tras uno segundos o tal vez minutos de contemplación de esos lienzos, advertí que el reflejo de un hombre en el cristal de ese escaparate, me estaba observando. Se trataba de un hombre de mediana edad, cabello y barbas canosa casi blancas y gafas con montura metalizada. Era de esas personas que resultan agradables a la vista. Me pareció raro que un hombre así me estuviera mirando. No parecía de ese tipo de hombres que se dedican a mirar a las chicas. Seguí disfrutando de las pinturas, cuando tras de mí escuché un carraspeo nervioso. Giré mí rostro encontrándome con una sonrisa en el rostro de él. Tras disculparse por su atrevimiento, intento explicarme el motivo de que hubiera estado observándome. Era pintor y necesitaba ayuda para llevar a cabo un experimento. No podía salir de mí estupor. No me veía posando y se lo dije, pero el me tranqui…

Acompañame lluvia abajo

Acompáñame lluvia abajo
en una tarde de matices serenos,
donde entienda tu adiós.
Pasaran los meses…
Y también los años…
Las noches se deshojaran
en una armonía cruel
inundándome de tu recuerdo,
única compañía.

ENVIDIOSOS DIOSES

os dioses envidiosos de nuestro amor, decidieron convertir tu cuerpo en piedra. Te busqué en las noches.  Grité inutilmente tu nombre , respondiendome tan solo el oscuro silencio, de las frías noches.  Tanta soledad arrancó las lagrimas  de mis ojos , que cayeron sobre tu piel, sin yo saberlo.
Asi fueron pasando  los dias y las noches , hasta que los dioses tuvieron clemencia de mí, creando de mi cuerpo una cordillera.  Sería una mujer eternamente dormida, decían mientras se reían entre ellos? Menos uno, al que le dolió mí soledad, yendo hasta ti despertándote. Te dijo sin palabras donde me encontrarías dormida. Entregándote de nuevo los sentidos, para lograr una noche de amor. De esa unión brotaron ríos, manantiales, bosques, bellos mantos de flores, miles de animales y preciosos astros sobre el cielo que serían testigos de lo nuestro.

Fragmento de Los seres felices de Marcos Giralt Torrente

ué espectáculo conmovedor el de un cuerpo cediendo ante una caricia.
Me sorprende la inmediatez con la que una caricia persuade. 
Ahí donde las palabras fracasan basta con un roce de lapiel para obtener el resultado perseguido. Una caricia significa lo que es, busca una emoción inmediata, y pocas veces se presta a ser malinterpretada...
Sin embargo, que tremendo daño entraña ese poder para quién recibe la caricia y no sabe lo fácil que es mentir con ellas, qué cruel si los actos posteriores no acompañan la calidez que la caricia inicia.
No es lo mismo acariciar para restablecer  la confianza o recuperar al otro, que acariciar como un consuelo que no tardaremos en traicionar. Asi acarician algunas personas, para consolar momentáneamente de una injusticia y para consolarse a sí mismos del pesar de no haber sabido atajarla...


de Marcos Giralt Torrente

Insomnes noches torrenciales

Insomnes noches torrenciales,
de ese mi universo deshilvanado que todo aquello que toca destruye.
Risas, llanto y más llanto transfiguración de lo imposible. Pesadumbre y desencanto
dejaron quiénes ya se marcharon.

Palabras, caricias verbales

is palabras toman cuerpo. Bailan en el aire,  no importandoles decir algo, solo desean convertirse en el ritmo que marca este momento. Mis palabras quieren creer que pueden hechizar, con un ligero sube, baja, con un grácil revoloteo. Creen estar dotadas de esa magia que en realidad carece.
Todo el universo son ahora esas palabras en movimiento; llevan un mensaje secreto. Palabras que se unen y separan, exhibiendo su resplandor, luciendo sus pliegues.
Mis palabras a veces se rinden, cuando se encuentran  entre otras en las que se sienten extrañas. 
Se crecen cuando son impulsadas por las fantasías, que las logra transformar en historias que respiran y sienten. Son como alas que se han tejido con libertad que llevan cargadas.

A véces temen poseer el poder de causar daño y de decir aquello que no que deberia haber sido silencio. Temen llegar a ser un golpe seco con movimiento inesperado. Temen enmudecer, temen no lograr decir nada. En perder esa inocencia de las que siempre han…

Vino y Rosas

iempre me gustó verlo dormir. Lo hice durante mucho tiempo a través de la abertura de la puerta de su dormitorio. Dormía y duerme desnudo. Desde mí escondite podía disfrutar de su cuerpo. Acariciaba con mis manos de adolescente virgen su espalda velluda con sumo cuidado, como si temiera despertarlo. Me deslizaría suavemente hasta sus nalgas. Yendo y viniendo por cada una de las partes expuestas a mí mirada curiosa y excitada. Es un ritual que el desconoce, que inicié no hace mucho y que he ido perfeccionando con el tiempo. Con ese hombre llegué a sentir cómo mí cuerpo de niña se alejaba, dejando en su lugar el de una adolescente que no lo veía como su padrastro, si no cómo hombre. Su cuerpo tenía la fuerza de perturbarme hasta humedecerme. Y no su cuerpo sino la brisa sudorosa que emanaba de sus poros. Mis manos necesitaban perderse bajo mí camisón y acariciar ese púbis casi infantil y adentrarse en ese sexo que parecía contener en sus profundidades un fuego encendido. …

La Palabra incita

a palabra incita a la serenidad más inmensa o al desbordamiento más intenso. Puede llegar a convertirse en el mejor de los afrodisíacos. Deja que tú mente bordeé lo mágico. Huye de la rutina más asfixiante tras estos u otros textos cargados de pinceladas de erotismo. En ese crearte, imaginarte y desearte. En ese involucrarte que resulta tan excitante para mí. Déjate seducir por la sensualidad de las palabras, escucha el sutil sonido de sus pasos, en ese susurro mudo. Solo deseo que sucumbas en silencio a ese grito de cada uno de los sentidos. Para ello buscaré palabras, palabras que se irán transformando en mis manos, dedos, labios y lengua. Intentare mientras escribo, que vayas sintiendo el aroma y contacto de mi piel contra la tuya, su presión, su tibieza. Las frases se irán amoldando a ti hasta que sientas cada una de sus letras, su significado. Mí cuerpo desnudo, se ira revistiendo de esos adjetivos que tal vez logren plasmar mí imagen, esa con la que llegaras a imaginarme. Palabr…

Unas mesas nos separan.

e trasfondo escucho el repiqueteo de la lluvia sobre los cristales, abro el libro que se encuentra sobre la mesa, fijándome en ese primer párrafo que leo sin entender su contenido,volviendo a cerrarlo.Inquieto, busco encontrar algo que me distraiga. Enciendo el ordenador dispuesto a buscar paginas, foros o lugares en los que por equivocacion, logren retener mi atencion. Nada. Sin lugar a dudas, existe una confabulación de los medios qur dispongo para entretenerme, para que eso no suceda. La television es una pena y la conexión a internet se encuentra tan inestable como yo. Repaso con desgana una revista, las imágenes pasan y pasan ante mi, sin que logren llamar mi atención, por lo que vuelvo a cerrarla. Me pongo en pie y me dirijo a la ventana, la abro, me gusta ver llover, me gusta ese olor a humedad que arranca al asfalto. Ya siendo un niño me gustaron los dias así, por lo que me tacharon de ser un niño raro. Mi infancia fue solitaria y silenciosa; haciendo de mi una persona timida…

Nada es eterno...

briendo  las puertas del balcón, su rostro se encontró con  el relente de la madrugada. Su mirada mortecina fue recorriendo los montículos de hojas resecas  del otoño.   Todo en el jardín ofrecía un aspecto que armonizaba con su estado de ánimo. Aún se encontraba bajo los efectos de la marcha de ella. Sin lugar a dudas, todas las despedidas, tienen señales reconocibles, indicios: los que él se había negado a ver. El tiempo trae y lleva las cosas, nada es eterno... 

Desde que ella se había marchado, las noches se habían convertido en continuas vigilias, surgiendo de su memoria recuerdos de diferentes texturas.
Le bastaba cerrar los ojos, encontrandosela  sentada en ese balancin que se habia traido con ella por ser parte de la herencia de su abuela materna, en la que con un libro entre sus manos leia junto a la fuente  del jardin  o perdida en sus propios pensamientos. La casa había quedado impregnada de su presencia, lo que lo condenaba irremediablemente a su recuerdo. Cada …

Hacercandote a mí

scucho  tu respiración, cada vez más cerca. Primero en mi oreja, bajando hasta el brazo, subiendo de nuevo hacia mi nuca. Te miro, para después bajar de nuevo la mirada. Las yemas de tus dedos, un poco ásperas, rozan la piel de mi rostro. Mis labios tiemblan en esa proximidad.

Desabrocho uno a uno los botones de tu camisa despacio, porque desnudarte rápidamente es negarnos un tiempo, ese que nos presta esa espera, ese ansia que lograra desbordándonos.

Por eso, como digo, desabrocho esos botones con el deseo más acuciante. Tu pecho aparece ante mí sin pudor alguno. Mis dedos rozan suavemente esa piel dura y revestida de vello. El sentido del tacto llega a resultar sublime.

Giro la cabeza, en busca de una boca que besar.
Besas mis labios, mi cuello... mi pecho.

Mis manos se entrecruzan con las tuyas. Tus dedos se posan sobre mis labios, que no dejan de temblar. Me precipito literalmente a tus brazos. .. Me estremezco impaciente. El ritmo acelerado de tu corazón ahora se adhi…

Citas de Charlie Chaplin

* "A fin de cuentas, todo es un chiste." * "Algo hay tan inevitable como la muerte y es la vida." * "Nunca te olvides de sonreír porque el día que no sonrías será un día perdido." * "El tiempo es el mejor autor: siempre encuentra un final perfecto." * "El auténtico creador desdeña la técnica entendida como un fin y no como un medio." * "Hay que tener fe en uno mismo. Ahí reside el secreto. Aun cuando estaba en el orfanato y recorría las calles buscando qué comer para vivir, incluso entonces, me consideraba el actor más grande del mundo. Sin la absoluta confianza en sí mismo, uno está destinado al fracaso." * "La vida ha dejado de ser un chiste para mí; no le veo la gracia." * "No esperes a que te toque el turno de hablar; escucha de veras y serás diferente." * "Luchar para vivir la vida, para sufrirla y para gozarla... La vida es maravillosa si no se le tiene miedo." * "Por simple sentido …