1 de marzo de 2007

Con un lenguaje cifrado




Más desnuda que nunca
hoy me has reencontrado,
arrastrando tras de mí
esa adolescencia perpetua,
en una vehemente madurez
que a veces sin desearlo me arrastra
a caer en una sensación de rendición,
tras cosechar tantas noches eternas
y de recibir ternuras estériles.
Otras veces en cambio,
entre tus cálidos brazos me acuna
en esa especie de elucubración,
que sitúa este mundo boca abajo.
Disponiéndome a entretejer contigo
ésta otra realidad abstracta
repleta de irreprimible exaltación,
esa que dicen, que tan sólo
sufren los eternos adolescentes
al sumergirse en una incontrolable marea,
que sólo puede describirse
por el lenguaje cifrado
de nuestros cuerpos.

4 comentarios:

  1. La canción elegida ese "fado" junto a tu hermosa poesía me han hecho por un momento pasear por el antiguo y romántico barrio de hermosa Lisboa.
    Gracias.
    Juan Lucas.

    ResponderEliminar
  2. que belleza! como siempre Ana, amiga mìa, siempre sorprendes con esa sensibilidad tan a flor de piel. te dejo mi mail. joelangarika@hotmail.com (psst...yo tengo problemas con mis pies y me cuesta caminar horrores! pero la vida es tan hermosa, con solo mirarla desde adentro! un beso! )

    ResponderEliminar
  3. Miramos la vida a veces hacia abajo, a veces hacia arriba.
    Lo importante a veces es que vivimos.

    Es simplemente lo que nos ha tocado Ana.

    Besos, sin recelos.

    ResponderEliminar
  4. ANA ¡QUE LINDO ESCRIBES!......

    "arrastrando tras de mí
    esa adolescencia perpetua,
    en una vehemente madurez
    que a veces sin desearlo me arrastra"....

    ÉSTO EN PARTICULAR ME GUSTO MUCHO......QUE RICO SENTIRSE ADOLESCENTE A VECES, Y EN COSAS DEL AMOR UNO MUCHAS VECES RETROCEDE EN EL TIEMPO.......


    CARIÑOS,

    ResponderEliminar