15 de marzo de 2007

Con arcilla de la tierra de mis sueños


Con arcilla de la tierra de mis sueños
tu cuerpo y rostro moldeo,
junto con ésos cálidos brazos
que rodearan mi cuerpo.
Me siento Dios en ésos instantes
al crearte en mis adentros,
entre una suave sonrisa,
mí cuerpo comienza un sutil balanceó,
mientras me voy perdiendo
en la calidez de tú piel de arcilla,
esculpo una a una miles de caricias
y cincelo sobre ti miles de besos.
Te despierto con mis sentidos.
Tus manos curiosas
van en busca mis pechos,
brotando entre tus dedos,
perdiéndose dentro de tu boca.
Mientras agitada de deseo,
sigo ese mismo balanceó,
fusionándose la arcilla de nuestras pieles
en ese acalorado acoplamiento
de cuerpo contra cuerpo,
hasta derramarnos por dentro y por fuera
la humedad de nuestros sexos.
Entre gemidos
nos dejaremos transportar
a un interminable éxtasis como único universo,
con el que llegará el fin de ese apasionado balanceo.
Con la arcilla de la tierra de mis sueños
seré Dios por unos momentos.

2 comentarios:

  1. LA arcilla es como las letras... el escritor les da forma, cadencia y melodía para crear situaciones y tarnsportar al lector, es ser un Dios por un instante, creamos vida desde nuestra interioridad!

    te sigo!!

    ResponderEliminar
  2. Felicidades Ana, sigue construyendo, sigue realizando tu sueño, sigue escribiendo lo que sientes, lo que deseas... sigue siendo el dios de tu destino.
    Juan Lucas.

    ResponderEliminar