Ir al contenido principal

“La canción de cada uno”



La canción de cada uno es un emotivo cuento popular africano, que hoy me he encontrado, de nuevo, navegando por el océano de esta red social, y me he acordado entonces del relato que escribí cuando lo leí por primera vez, para contar una realidad que duele, que emociona y conmueve. A veces me cantabas mi canción, la que fuiste a buscar a la selva cuando estabas embarazada. Esa era la costumbre en nuestra aldea africana: las mujeres embarazadas, al sentir que albergaban una nueva vida, se
adentraban entre los árboles más altos y frondosos, y emitían sus plegarias, sus rezos a la selva, a la naturaleza, mientras esperaban oír entre el rumor de las brisas, del sonido incesante de los pájaros, la canción del nuevo ser. Porque todos tenemos nuestra canción, que está en el viento, en la vida, y la madre tiene que buscarla, atrapar su sonido del aire, la melodía en que está la identidad de su hijo. Y cuando tú escuchaste la mía, te la aprendiste, y volviste a la aldea, a esperar a que yo naciera, para cantármela. Luego también me la cantaste en cada celebración, en cada momento importante de mi vida, en cada ritual. Por eso también la escuché cuando me llevaste a la curandera, para que me practicaran el ritual de la ablación, la amputación de mi sexo con una cuchilla. Allí oí su sonido melódico, antes de que mi llanto acallara tu voz y mi canción, y ya sólo se escucharan los alaridos del dolor. Y también me la cantabas cuando te dolía mi tristeza, mi incapacidad para emitir el ruido de la risa. Lo hacías como un conjuro, porque sabías que en mi canción estaba la esencia de mi vida, y, con ella, con su sonido mágico, quizás volviera a mi origen, a mi ser inicial, despojada de los sufrimientos añadidos que nos va dejando la vida, los avatares de la existencia, los dolores y las tristezas que acaban invadiéndonos, alternándonos. Y susurrándome mi canción, subimos a aquella barca que nos liberaría del hambre y del miedo, cuando mataron a papá, y allí, en nuestra aldea, sólo nos quedaba la memoria y la realidad de la miseria y la sangre. Pero tú te quedaste allí, mamá, en el agua, con los ojos repletos de mar, mientras me mirabas, y movías la boca, posiblemente para cantarme mi canción, para que sintiera mi vida, en plenitud, en su esencia, y luchara por ella, para salvarla. Por eso yo también la escuché, y sentí de nuevo la selva dentro de mí, su fuerza, su vigor, y nadé, como había aprendido en el río, con las aletas de mis piernas, rompiendo las olas a manotazos, a brazadas, tragándome la sal y el mar, pero avanzando. Llegué a la playa apenas sin aliento, pero con muchas ganas de vivir. Por mí y por ti, mamá. Por mis sueños y los tuyos. Y hoy, en este atardecer de los albores del verano, oigo un susurro de voces en la brisa salobre de la playa por la que paseo. Son cientos, miles, millones quizás, de canciones, las que se escuchan en el rumor de las olas y del viento que llega del sur, en las que palpitan historias de lejanas selvas, de pájaros y alas, de vuelos y sueños. 

Francisco de Paz Tante. https://eltallerdelabuhardilla.blogspot.com/

Comentarios

Entradas populares de este blog

QUE BONITA TE VES DESDE QUE TE RESCATASTE

Que bonita te ves así volviendo a ser tan tú, tan tranquila , tan loca, tan completa,    tan viva. Caminas con seguridad, sonriendo todo el tiempo, no te viste como otras, la moda no influye en tus gustos, usas lo que te identifique como única y así vas enamorando al mundo. Que bonita te ves desde que te rescataste, tu mirada cambió y la paz te invade a cada instante. Que hermosa te ves amando a tu manera, sin etiquetas, sin miedos, simplemente amando como tú quieras. Ya casi te pareces a la mejor versión de tí, a esa que se comerá al mundo en su afán de seguir siendo feliz. Que bonitos tus ojos y tus sonrisas, que bonitas tus cicatrices que bonitas. Te reconstruiste de una manera hermosa, tus pedazos al ser unidos te convirtieron en la más bella de las rosas. Que bonita te ves retomando las riendas de tu vida, no cualquiera resurge como tú de entre las cenizas. Que grande te ves pisoteando todas tus tristezas y complejos, que imponente te has vuelto desde que mandaste al carajo a la…

Mañana puede ser muy tarde

Por qué el silencio..??
Mañana puede ser muy tarde...
Para decir que amas, para decir que perdonas,
para decir que disculpas,
para decir que quieres intentar nuevamente...
Mañana puede ser muy tarde...
... Para pedir perdón, para decir:
¡Discúlpame, el error fue mío...!
Tu amor, mañana, puede ser inútil;
Tu perdón, mañana, puede no ser preciso;
Tu regreso, mañana, puede que no sea esperado;
Tu carta, mañana, puede no ser leída;
Tu cariño, mañana, puede no ser más necesario;
Tu abrazo, mañana, puede no encontrar otros brazos...
Porque mañana puede ser muy, muy tarde!
No dejes para mañana para decir:
¡Te amo!
¡Te extraño!, ¡Perdóname!, ¡Discúlpame!
¡Esta flor es para ti!, ¡Te encuentras muy bien!
No dejes para mañana
Tu sonrisa, Tu abrazo, Tu cariño, Tu trabajo,
Tu sueño, Tu ayuda...
No dejes para mañana para preguntar:
¿Puedo ayudarte?
¿Por qué estás triste?
¿Qué te pasa?
¡Oye!...ven aquí, vamos conversar.
¿Dónde está tu sonrisa?
¿Aún me das la oportunidad?
¿Percibiste que existo?
¿Por…

Fragmento de una carta de Henry Miller a Anaís Nin

Anaïs, no creo que nadie haya sido tan feliz como lo fuimos nosotros. No creo que exista en la historia del hombre y de la mujer un hombre y una mujer como tú y como yo, con nuestra historia, nuestras circunstancias; con aquello que se desbordaba en las paredes, el ruido de la calle y la explosión de tu mirada inquieta de ojos delineados en negro; con la sinceridad de tu cuerpo frágil y tu secreto agresivo e insaciable. El recuerdo puede ser cruel cuando estás volando febrilmente a tu próximo destino, a otros brazos que te reciban expectantes y hambrientos. El recuerdo de tu diario rojo que tirabas en la humedad de la cama entre tus labios entreabiertos y mis ganas de desearte. Te deseo. Te deseo con la desesperación y el anhelo de lo imposible y ya te has ido y tal vez, en un sueño imaginativo y romántico, leerás estas palabras una y otra vez, en medio de mi ciudad con la gente pasando en medio de las calles y la sorpresa en tus ojos y la gran dama con el fuego en la mano derecha. M…