Ir al contenido principal

Ese no era mi día

uantas veces le había reprendido a mí madre por aquella maldita costumbre de joven quinceañera, de sacar la cabeza por la ventanilla del coche yendo en marcha, cuando veía a algún hombre que le gustaba. Pero ella como era habitual en estás y en otras cosas no solía hacerme ni caso. Juan, mí marido me decía que la pobre estaba perdiendo la cabeza, pero nunca pensé que la llegara a perder de esa manera. Su comportamiento era el de una adolescente. Y ahora por ello, en el asiento trasero se encontraba su cabeza toda despeinada y chorreante de sangre. Menos mal, que aún no la había llevado a la peluquería para la que ésta mañana tenía hora, habría sido una pena. Para el colmo me esta poniendo pérdida la tapicería. Parecía estar viendo a Juan hecho una fiera al ver la enorme mancha de sangre en su querido coche. Siempre ha sido algo obsesivo con todo lo que se refiriere a él. A veces no he podido evitar sentir auténticos celos, al ver que recibía más atenciones que yo misma. Parece ser que mí madre se ha enfadado, ahí la tengo sin decir ésta boca es mía. Pues si ella no me habla yo tampoco, al fin y al cabo ha sido de ella la culpa de verse como se ve. Me ésta poniendo de los nervios ver por el espejo retrovisor como me mira, ni que hubiera sido mía la culpa de lo sucedido.

Estaba visto que aquel no era mí día. Encima parece ser que se ha molestado conmigo por reprenderla. A veces pienso que hemos cambiado nuestros papeles en la vida.
He tenido que pasar un tremendo sofoco. Por su culpa, me he visto forzada a frenar en seco al escuchar aquel golpe, podríamos habernos matado. Ha sido entonces cuando me he dado cuenta de que su cabeza no estaba sobre sus hombros como debiera haber estado. Por lo que me he tenido que bajar del coche y enfrentarme con un angustiado conductor que sufría parece ser un ataque de histeria y que con el rostro todo lívido, no cesaba de decirme incoherencias, mientras me señalaba la cabeza de mí madre que estaba sobre el asfalto con cara de fastidio. Viéndome obligada a recogerla ante las muchas miradas curiosas de los demás conductores y meterla en el asiento trasero de nuestro coche; menos mal que no me ha echado a perder el vestido de “Versace” eso habría sido la gota que hubiera colmado el vaso de mí paciencia. Esto me pasa por ser demasiado buena, siempre me lo dice Juan. “Marichu, la gente hace contigo lo que quiere y así te va”.
Ahora tendré que llevarla al hospital imaginó. Perderé allí toda la mañana, con la de cosas que tenía que hacer hoy. Maldita sea. Todavía querían que me quedara allí a la espera de que llegara la policía. Eso si que no, no estaba dispuesta a seguir perdiendo más el tiempo. No sé, pero estoy pensando que será mejor que llevé el coche a un autoservicio de lavado a que le hagan una limpieza en seco, no quisiera que se liara en casa por culpa de esa inoportuna mancha. Además yo creo que hasta uele mal. Tal vez se le ha descompuesto el cuerpo a mí madre, pero cualquiera le dice nada estando la cosa como ésta, entonces seria cuando se liaría.
Me temo que hoy no es mí día. No, no señor, no tendría que haber salido de casa y mucho menos habérmela traído conmigo a ella. Pero claro como negarme a llevarla a la peluquería, si lo hubiera hecho también la habríamos tenido de todas formas. Maldita sea, que día más asqueroso.
Nada ahí sigue callar que te callaras. Siempre ha tenido muchos humos la señora. Mí pobre padre, siempre decía que los tenía muy bien puestos y es cierto. Ni siquiera se ha quejado como otras muchas veces de lo mucho que corro, ni de la música tan muermo que llevo puesta. En fin, ésta visto que cuando se enfada se enfada. Bueno. Seguro que si le digo que la invito a tomar unas tortitas con nata en la cafetería del Corte ingles y después nos vamos de compras se le pasa el enfado. Pero será mejor que antes de eso, la llevé al maldito hospital con lo de su cabeza. Total la cita con su peluquero ya la ha perdido y todo lo que yo tenía previsto para primeras horas de la mañana también, por lo tanto….
Me dije a mí misma “Maríchu, calmate, tómatelo lo mejor posible, ve al hospital y después iros tú madre y tú a tomar esas tortitas con nata y mermelada de arandanos que tanto os gustan, no querrás tenerla todo el santo día de morros. Piensa en que mañana será otro día, eso te hará ver todo de forma distinta”…




Entradas populares de este blog

QUE BONITA TE VES DESDE QUE TE RESCATASTE

Que bonita te ves así volviendo a ser tan tú, tan tranquila , tan loca, tan completa,    tan viva. Caminas con seguridad, sonriendo todo el tiempo, no te viste como otras, la moda no influye en tus gustos, usas lo que te identifique como única y así vas enamorando al mundo. Que bonita te ves desde que te rescataste, tu mirada cambió y la paz te invade a cada instante. Que hermosa te ves amando a tu manera, sin etiquetas, sin miedos, simplemente amando como tú quieras. Ya casi te pareces a la mejor versión de tí, a esa que se comerá al mundo en su afán de seguir siendo feliz. Que bonitos tus ojos y tus sonrisas, que bonitas tus cicatrices que bonitas. Te reconstruiste de una manera hermosa, tus pedazos al ser unidos te convirtieron en la más bella de las rosas. Que bonita te ves retomando las riendas de tu vida, no cualquiera resurge como tú de entre las cenizas. Que grande te ves pisoteando todas tus tristezas y complejos, que imponente te has vuelto desde que mandaste al carajo a la…
Aquella noche hacían cola los sueños, queriendo ser soñados, pero Helena no podía soñarlos a todos, no había manera. Uno de los sueños, desconocido, se recomendaba: -Suéñeme, que le conviene. Suéñeme, que le va a gustar. Hacían la cola unos cuantos sueños nuevos, jamás soñados, pero Helena reconocía al sueño bobo, que siempre volvía, ese pesado, y a otros sueños cómicos o sombríos que eran viejos conocidos de sus noches de mucho volar.

Autor: Eduardo Galeano

Otoño

oy el día amaneció grisáceo.Si uno guarda silencio y pone atención, puede llegar a escuchar a lo lejos el crepitar de las pisadas del otoño, esa estación del año que todo lo envuelve con esa melancolía, que cada vez me va fascinando más y más. Consigue impregnarlo todo con ella . Desde hace riempo me siento identificada con esa estación, quizas por qué creo encontrarme en el otoño de mí vida, esa fase que precede al invierno a la vejez y a ese final de todo. Me gustaria dar largos paseos sola, observando los árboles medio desnudos y sentir ese aroma reseco del la alfombra de sus hojas bajo los pies. Admirar esa gama de colores ocres, dorados, castaños, rojizos y verdes tierra como una sinfonia inacabada…. Esas hojas que hasta una leve brisa consigue arrancar de sus tambien resecas ramas y las arrastra, dejando sobre el alquitran del asfalto la calidez de sus colores.
Igual resulta cursi y hasta pedante, ésta forma de describir ese Otoño, puede que sea en realidad asi , pe…

CRÓNICAS DEL ENVEJECIMIENTO

El envejecimiento de la población transforma el mundo, pero ¿El envejecimiento es solo un deterioro biológico? ¿Hay una cultura del envejecimiento? Este blog es un acercamiento a la antropología del envejecimiento y a la demografía, un vistazo al mito de la juventud eterna y a la ciencia detrás de este sueño.

 El artista Andrés Serrano (New York 1950) hizo una de las fotografías más célebres de los años 90, la cual representa el cuerpo desnudo de una mujer anciana. El Bastón, el cigarrillo, la otra mujer (posiblemenete joven) abandonada en el colchón... posiblemente después una relación... el significado está abierto. Andrés Serrano, un fotógrafo polémico que se ha distinguido por retratar aquello que pocos quieren ver, dice acerca de sí mismo que él no es un fotógrafo sino un artista con cámara. El cuerpo desnudo y envejecido es una de las imágenes que más se ha ocultado en la historia de la humanidad. Antes del siglo XIX solo la pintura había conseguido "retratar" ese …

Trazos envolventes

e encontraba disfrutando de mí día libre. Las pinturas expuestas en el escaparate de una tienda de arte había llamado mí atención. Tras uno segundos o tal vez minutos de contemplación de esos lienzos, advertí que el reflejo de un hombre en el cristal de ese escaparate, me estaba observando. Se trataba de un hombre de mediana edad, cabello y barbas canosa casi blancas y gafas con montura metalizada. Era de esas personas que resultan agradables a la vista. Me pareció raro que un hombre así me estuviera mirando. No parecía de ese tipo de hombres que se dedican a mirar a las chicas. Seguí disfrutando de las pinturas, cuando tras de mí escuché un carraspeo nervioso. Giré mí rostro encontrándome con una sonrisa en el rostro de él. Tras disculparse por su atrevimiento, intento explicarme el motivo de que hubiera estado observándome. Era pintor y necesitaba ayuda para llevar a cabo un experimento. No podía salir de mí estupor. No me veía posando y se lo dije, pero el me tranqui…

El 0 y el 1

Uno no quería contar con nadie, y Uno no entendía por qué era impar si antes de él había alguien.

 Uno no quería contar con nadie, y Uno sentía que después de él estaba el infinito.

 Y a Uno lo sempiterno le daba miedo, así que Uno, muerto de pavor, se fijó en Cero.

 Y cuando Uno vio a Cero, pensó que cero era el número más bonito que había visto y que, aun viniendo antes que él, era entero.

 Uno pensó que en Cero había encontrado el amor verdadero, que en Cero había encontrado a su par, así que decidió ser sincero con Cero y decirle que aunque era un cero a la izquierda, sería el cero que le daría valor y sentido a su vida.

 Eso de ser el primero ya no le iba, así que debió hacer una gran bienvenida.

 Juntos eran pura alegría y se completaban. Uno tenía cero tolerancia al alcohol, pero con Cero se podía tomar una cerveza cero por su aniversario, aunque para eso tuviesen que inventarse una fecha cero en el calendario.

 Cero era algo cerrado y le costaba representar textos pero, junt…

Nuestras mujeres mayores

Casi todos los escritores españoles de este momento sabemos por experiencia que la mayor parte de las gentes que asisten a nuestras conferencias son mujeres. Señoras que a menudo tienen ya una cierta edad. A veces ni siquiera son personas muy cultas, al menos en el sentido en el que habitualmente solemos utilizar la palabra cultura: algunas de ellas –al borde de los setenta años, después de toda una vida dedicada al trabajo y a cuidar de los demás- se han apuntado a algún club de lectura de los muchos que empiezan a proliferar por los pueblos y los barrios de numerosas ciudades. Se acercan a nosotros con los ojos brillantes, nerviosas y tímidas, para confesarnos que la nuestra es la primera novela que han leído, y que no sabían que leer una novela podía ser una experiencia tan íntima y tan rica. Antes, mientras trabajaban, criaban a los hijos, hacían todas las tareas domésticas, se ocupaban de un marido exigente y atendían a los mayores, no habían tenido tiempo. Ahora lo sacan d…