Ir al contenido principal

lores. Montones de flores amarillas y malvas, como sabes son los colores que siempre estuvieron entre mis preferidos.
Tristeza, rostros y más rostros apesadumbrados y miradas huidizas.

Mis lágrimas se resisten a salir. Siento que me falta el aire , el ambiente se encuentra demasiado cargado. ..
Todos ellos hablan y hablan , no dejan de hacerlo. No , no me interesa en absoluto lo que puedan decir de ti y de mi , ya no me importa nada. Sigue costándome respirar , el ambiente se encuentra demasiado cargado.

Si pudiera me iría , saldría de esta habitación que tanto me recuerda a ti; pero temo que si lo hiciera , las piernas no sostendrían el peso de mi cuerpo. . Aquí me encuentro , rodeada de todo tú pasado y de toda esa gente a la que apenas tuve tiempo de conocer. Todo fue tan rápido, cuando creímos que seria eterno...

Toda esta gente me molesta, hace tanto ruido.Todos parecen haber sufrido una enorme perdida, lloran y lloran como viejas plañideras, lamentándose una y otra vez de su perdida. Yo en cambio sigo aquí sumida en este letargo , sin mostrar esas lagrimas de consternación que se esperaban de mi . como si no hubiera perdido con tu marcha nada importante.De nuevo me espera esa soledad de la que tú me sacaste. No escucharé tu voz diciéndome todas aquellas cosas que sabias que necesitaba , con las que mi autoestima se hacia mas y mas fuerte.

Me siento cansada, muy cansada.

Necesito cambiar de escenario, cambiar de ambiente y quitarme esta ropa negra que parece estar asfixiándome y que alguien en un determinado momento me debido poner. Gente que ha estado pensando y tomando decisiones por mí,

Necesito escapar cuanto antes de este lugar, bajar las escaleras y salir a la calle para poder respirar profundamente y ponerme a caminar, caminar sin rumbo alguno, mezclándome entre todos esos desconocidos que deambulan por las calles . Necesito elaborar ese duelo que aun no me han dejado iniciar. Un duelo que se que será muy , muy, largo y que me costara mucho tiempo llevar a cabo.
Podría hacer dos cosas meterme en una habitación a oscuras y dedicarme a llorar tú pérdida o intentar hacer uso de esa filosofía tuya, con la que fui enamorándome poco a poco de ti. Es curioso como uno a veces se hace dependiente de alguien sin ser auténticamente consciente de ello.


Días después....

Había estado presumiendo de ser una mujer adulta, con la fuerza necesaria para llevar todo hacia delante, pero era otra de mis mentiras. Me sentía desvalida como una niña, que a perdido a sus padres y no sabe dónde ir , ni que hacer. No, no era tan fuerte y decidida como le había hecho creer. Sin él , no era nada de nada.

Me refugié en mi apartamento. Me dediqué a caminar descalza por las juntas de los ladrillos del suelo, manteniendo el equilibrio. Me encontraba bajo una especie de hipnotismo .

La verdad es que me dio por hacer cosas muy curiosas, que hasta entonces no habían pasado por mi mente. Sentí su dirección.

Le echaba tanto de menos, que a veces sentía un acuciante he irrefrenable deseo de salir corriendo, mientras gritaba su nombre y con ello traerlo de nuevo a mi lado.

Necesitaba que volviera a coger mi mano entre las suyas, en silencio , mirándome con esa sonrisa suya. Que su cuerpo estuviera unido al mío, piel con piel, abrazado el uno al otro.

Le echaba tanto de menos, que lo buscaba en todo aquello que fue parte de nuestra relación.

Busqué todas las fotografías en las que estábamos los dos y me senté en el suelo entre almohadones, no sin antes poner aquellos boleros que tanto nos gustaban. Así pasaría esos primeros días de dolor, ausencia y perdida. Ese sería el duelo que deseaba ofrecerle, en la intimidad más absoluta.

Comentarios

Entradas populares de este blog

QUE BONITA TE VES DESDE QUE TE RESCATASTE

Que bonita te ves así volviendo a ser tan tú, tan tranquila , tan loca, tan completa,    tan viva. Caminas con seguridad, sonriendo todo el tiempo, no te viste como otras, la moda no influye en tus gustos, usas lo que te identifique como única y así vas enamorando al mundo. Que bonita te ves desde que te rescataste, tu mirada cambió y la paz te invade a cada instante. Que hermosa te ves amando a tu manera, sin etiquetas, sin miedos, simplemente amando como tú quieras. Ya casi te pareces a la mejor versión de tí, a esa que se comerá al mundo en su afán de seguir siendo feliz. Que bonitos tus ojos y tus sonrisas, que bonitas tus cicatrices que bonitas. Te reconstruiste de una manera hermosa, tus pedazos al ser unidos te convirtieron en la más bella de las rosas. Que bonita te ves retomando las riendas de tu vida, no cualquiera resurge como tú de entre las cenizas. Que grande te ves pisoteando todas tus tristezas y complejos, que imponente te has vuelto desde que mandaste al carajo a la…

“Me declaro vivo”

Saboreo cada acto.
Antes cuidaba que los demás no hablaran mal de mí, entonces me portaba como los demás querían y mi conciencia me censuraba.
Menos mal que a pesar de mi esforzada buena educación siempre había alguien difamándome. ¡Cuánto agradezco a esa gente que me enseñó que la vida no es un escenario! Desde entonces me atreví a ser como soy.
He viajado por todo el mundo, tengo amigos de todas las religiones; conozco gente extraña: católicos, religiosos pecando y asistiendo a misa puntualmente, pregonando lo que no son, personas que devoran al prójimo con su lengua e intolerancia, médicos que están peor que sus pacientes, gente millonaria pero infeliz, seres que se pasan el día quejándose, que se reúnen con familia o amigos los domingos para quejarse por turnos, gente que ha hecho de la estupidez su manera de vivir.
El árbol anciano me enseñó que todos somos lo mismo.
La montaña es mi punto de referencia: ser invulnerable, que cada uno diga lo que quiera, yo sigo caminando impara…

Perséfone

Uno mira, uno huele el olor distinto, del ser que se devela.
 Uno aprende su nombre, y lo musita en tardes que no tienen otro sentido que el segundo en que se queman.
 Uno se demora en lo adquirido, y lo contempla, y lo penetra, y lo convive bajo el fuego en que crepita, cede o gime a nuestra piel, o a calidades más remotas, más inescrutables.
 Después nos convertimos en los habituales. Nuestro sol es el antro, nuestra calle de encuentro, nuestra duda, nuestra pérdida extraña.
 Debemos estar muy solos para eso, muy pálidos bajo la luz del día y bajo la mirada de las vírgenes. Sin embargo, debemos atrevernos, elegir nuestro próximo minuto, balbucirles a ellas actos telúricos y palabras telúricas, signos de galaxias menos complicadas, pero más mortales, exactitudes a su gusto que sólo bastarán para perdernos, y horas y horas que se adentrarán en nosotros y nos harán volver a un confuso principio, a una lenta construcción para lo nunca, para el después y el quemarnos.
 Al fondo del gran…