1 de noviembre de 2011

Atrapada en el silencio






Un otoño adormecido.

Un deseo acallado.

Un querer y no poder

en ésta realidad

de la que a diario huyo.

Un jinete sin caballo

Una luna sin cielo

Un amor que agoniza

sin haber nacido.

Un silencio que me atrapa.

Un horizonte en tu mirada.

Un invierno y mucho frío.

Un reloj marcando un final

sin que nada haya ocurrido.

Mientras que mí realidad,

con sarcasmo me hace un guiño

2 comentarios:

  1. Dule el alma y el corazón se encoge cuando el amor deja ese inmenso vacio...

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. No soy quien para afirmar que es así como lo diré, pero por lo general, lo que está en el horizonte es inalcanzable siempre.
    Muy sensiblemente escrito, me gustó.
    Saludos.

    ResponderEliminar