Ir al contenido principal

Es Hora De Redefinir El Virtuosismo



Puede ser difícil concentrarse cuando Alice Sheppard baila. 

Alice Sheppard está moviendo la conversación más allá de la pérdida y la adversidad Su reciente carrera con entradas agotadas de DESCENT en New York Live Arts, por ejemplo, ofreció una constelación de estímulos. En el escenario había una gran rampa arquitectónica con una variedad de picos y planos. Había un intrincado diseño de iluminación y proyección. Había una partitura musical que se desarrollaba como un poema épico. También hubo una partitura en vivo: los sonidos de los cuerpos de Sheppard y su compañera bailarina Laurel Lawson interactuando con las superficies debajo de ellos. 

 Y había sillas de ruedas. Pero si cree que las sillas de ruedas son el centro de este trabajo, se está perdiendo algo vital sobre lo que crea Sheppard. “A menudo, para los miembros del público sin discapacidades”, dice, “el trabajo no es real hasta que ven la silla”. 

Las curiosas solicitudes para saber por qué Sheppard usa una silla de ruedas revelan cómo la discapacidad suele transitar por la imaginación del público. “El movimiento y el arte de alguna manera desafían lo que creen que es posible”, dice ella. La excelencia en la danza a menudo se define como la exclusión de la discapacidad. La idea de la actuación virtuosa involucra bailarines con un control técnico preciso sobre cada parte del cuerpo. 

El mejor baile, a menudo se supone, es realizado por artistas que son intensamente capaces. Pero el trabajo de Sheppard modela una verdad que rara vez se entiende entre las audiencias de danza: la discapacidad no significa incompletitud. De hecho, ofrece caminos novedosos a varios estilos de movimiento, cada uno de ellos completo y generador de formas coreográficas únicas.

  La discapacidad es una fuerza creativa 

 Alice Sheppard inicialmente se convirtió en bailarina para cumplir un desafío. Era 2004 y ella era profesora de estudios medievales en Penn State. Durante una conferencia sobre estudios de discapacidad, asistió a la actuación de Homer Avila, un renombrado bailarín y coreógrafo que había perdido una de sus piernas a causa del cáncer. Sheppard se puso a hablar con él en un bar después de su actuación.
 Él la desafió a tomar una clase de baile. Aproximadamente un año después de la muerte de Ávila, lo hizo, y poco después renunció a la academia. Lo que enganchó a Sheppard fue una pregunta que ha motivado su trabajo desde entonces: ¿Cómo podemos pasar de las cuestiones de capacidad a la cultura y la estética? En la cultura popular, la discapacidad suele representar una adversidad vaga y generalizada. Sheppard quería encontrar un proceso radicalmente diferente. “La discapacidad”, escribe Sheppard en su “Manifiesto de las Artes de la Discapacidad Interseccional”, “es más que el déficit de diagnóstico. Es una estética, una serie de culturas que se cruzan y una fuerza creativa”. 
 Después de dejar la academia, Sheppard comenzó a explorar las técnicas de bailar en silla de ruedas y a aprender cómo la discapacidad puede generar su propio movimiento. Entrenó, actuó y realizó giras con varias compañías de danza integradas físicamente, incluidas AXIS Dance Company, Infinity Dance Theatre, Full Radius Dance y Marc Brew Dance Company. Finalmente, lanzó Kinetic Light , con sede en Nueva York , que ha sido invitada a residencias en lugares como el prestigioso Centro Nacional de Coreografía Maggie Allesee y Gibney, y para actuar en el Inside/Out de Jacob's Pillow. Ella eligió formar Kinetic Light como una compañía de producción en lugar de una compañía de danza en un intento de llevar el trabajo "fuera de la burbuja artística", como lo expresa en su sitio web.
 La búsqueda de la alegría de la rueda La interseccionalidad, un término que se ha vuelto cada vez más conspicuo en el mundo de la danza, es lo que activa el trabajo de Sheppard desde el contenido hasta el proceso. Como una mujer de color queer discapacitada, hace una danza que explora las múltiples identidades que habita. DESCENT , por ejemplo, imagina una historia de amor queer e interracial entre las figuras míticas Andrómeda y Venus, representada a través de los cuerpos discapacitados de Sheppard y Lawson. En sus sillas de ruedas, los bailarines persiguen lo que Sheppard suele llamar "la alegría de la rueda". Los placeres del movimiento sobre ruedas son palpables cuando las sillas producen giros hermosos y precisos, a menudo utilizando planos inclinados para aprovechar el impulso. Durante una secuencia, Sheppard se acuesta de espaldas en el fondo del escenario. Lawson se inclina hacia adelante y se lanza sobre Sheppard mientras sus ruedas se elevan detrás, su estómago descansa sobre las espinillas de Sheppard. Los bailarines abren los brazos y se miran con íntima tensión. Las ruedas de Lawson giran en silencio, cada radio captura los tonos fríos de las luces. Los movimientos no representan el triunfo sobre la discapacidad. No apuntalan mitos sobre la independencia. E incluso cuando Sheppard y Lawson bailan sin sus sillas de ruedas, no desprecian la silla de ruedas. La interseccionalidad que impulsa el trabajo de Sheppard también la lleva a colaborar con otros artistas. Para diseñar la rampa para DESCENT , Sheppard recurrió a Sara Hendren, artista e investigadora de diseño del Proyecto de Iconos Accesibles, que busca desalojar el símbolo de la silla de ruedas azul y blanca como la iconografía central de la discapacidad. Y Sheppard recurrió a Michael Maag, también usuario de silla de ruedas, para diseñar el intrincado sistema de proyección de la producción. Así como prescinde de la noción de que la identidad de uno puede simplificarse a una sola cosa, Sheppard prescinde de la idea de que el arte de la discapacidad debe ser producido por un único pionero. Ella enfatiza la naturaleza interdisciplinaria del arte de la discapacidad y reconoce el linaje, la influencia y la conversación entre artistas del pasado y del presente. 

  Hacer que la danza dependa menos de la vista

El equipo de DESCENT de Sheppard quería pensar en cómo descentrar la visión en el programa. Algunos de los miembros de la audiencia ciega los desafiaron a pensar más allá de la práctica actual en el acceso para los miembros de la audiencia no visual. En respuesta, comenzaron a desarrollar una aplicación llamada Audimance. Diseñado por Lawson, quien también es diseñador de productos y arquitecto de interfaz de usuario, traduce el movimiento en una experiencia sonora con múltiples flujos de contenido, que incluyen poesía y representaciones sonoras de danza junto con la descripción de audio tradicional. “Los oyentes expertos pueden elegir dónde enfocarse”, dice Lawson. Audimance se lanzará como una aplicación de código abierto que otros en el campo de la danza pueden usar para que su trabajo sea accesible.

  Es hora de reconocer a los muchos artistas discapacitados que trabajan 

 Alice Sheppard quiere levantar todo el campo para los artistas discapacitados. Fotografiado por Jayme Thornton para Dance Magazine Cuando le pregunto cómo se siente acerca de la discapacidad de atención que se está produciendo hoy en el campo de la danza, Sheppard no está segura. “Con demasiada frecuencia se piensa que los artistas discapacitados son excepcionales”, dice. “Tal vez dos o tres artistas sean levantados, pero todos los demás son ignorados”. Sheppard sueña con un paisaje amplio y sostenible para artistas discapacitados. Y trabaja en estrecha colaboración con varias organizaciones que buscan hacer que las artes sean más inclusivas. Ella se sienta en la Discapacidad. Baile. Arte. Task Force, una iniciativa clave de Dance/NYC que recopila recursos y publica investigaciones sobre la equidad de las discapacidades en las artes. Los esfuerzos de defensa son numerosos, desde capacitación accesible y acceso a lugares hasta financiamiento y alfabetización curatorial en estética de discapacidad, y Sheppard es una presencia poderosa en el trabajo. No es el brillo de una sola estrella lo que Sheppard cuenta como éxito. Es el resplandor brillante de una constelación de artistas que crecen juntos lo que ella imagina.

Autor del  Articulo : kevin gotkin

Comentarios

Entradas populares de este blog

QUE BONITA TE VES DESDE QUE TE RESCATASTE

Que bonita te ves así volviendo a ser tan tú, tan tranquila , tan loca, tan completa,    tan viva. Caminas con seguridad, sonriendo todo el tiempo, no te viste como otras, la moda no influye en tus gustos, usas lo que te identifique como única y así vas enamorando al mundo. Que bonita te ves desde que te rescataste, tu mirada cambió y la paz te invade a cada instante. Que hermosa te ves amando a tu manera, sin etiquetas, sin miedos, simplemente amando como tú quieras. Ya casi te pareces a la mejor versión de tí, a esa que se comerá al mundo en su afán de seguir siendo feliz. Que bonitos tus ojos y tus sonrisas, que bonitas tus cicatrices que bonitas. Te reconstruiste de una manera hermosa, tus pedazos al ser unidos te convirtieron en la más bella de las rosas. Que bonita te ves retomando las riendas de tu vida, no cualquiera resurge como tú de entre las cenizas. Que grande te ves pisoteando todas tus tristezas y complejos, que imponente te has vuelto desde que mandaste al caraj

Con uno de mis dedos

Con uno de mis dedos, rozo tus labios, dibujar tu boca intento. Cerrando los ojos te pienso siguiendo la línea con mi dedo, con el pensamiento te palpo. En tu rostro se dibuja una sonrisa, que por azar  es la que busco. La libertad entre mis dedos crea pinceladas de luces, hago nacer los ojos que deseo. Siguiendo los pasos ciegos sobre tu piel de lienzo , se derraman colores de deseo, entre caricias disuelto. Me miras, de cerca me miras, pero yo no te veo, solo te siento con el pincel de mis dedos jugamos tan solo a tocarnos. Nos miramos cada vez más de cerca yo, siempre con los ojos cerrados. Superponiéndose  sensaciones, de colores inciertos en respiraciones agitadas, se confunden nuestros cuerpos. Nuestras bocas se reencuentran mordiéndose con los labios, sabores de deseo degustamos perfumes de amores viejos, jugando en sus recintos. El silencio limpia nuestras frentes, sudorosas de trementina y óleo. Entonces mis manos buscan hundirse en tu enmarañado cabello  , mientras n

EL HOLOCAUSTO DEL QUE NADIE QUIERE HABLAR...

Hablar de que Roca generó un genocidio sobre los pueblos indígenas del sur de nuestro país es reconocer que realmente fue eso: una incursión armada, desde el estado creciente, sobre un espacio ocupado por poblaciones que ya lo poseían desde mucho tiempo antes, con el objetivo de diezmar a la población, despojarlos y ocupar sus territorios, secuestrar sus recursos y desintegrarlos culturalmente.  El exterminio del que fueron objeto fue llevado a cabo con la obsesión de la “limpieza de la nación”, de quienes Roca consideraba “salvajes”: “Hasta nuestro propio decoro como pueblo viril a someter cuanto antes, por la razón o por la fuerza, a un puñado de salvajes...”.(1)  La mal llamada “Conquista del Desierto” cumplió su cometido. La nación se forjaba bajo la violencia del estado sobre las poblaciones que históricamente habían vivido en sus territorios.  Los campos de concentración de la “conquista del desierto Los sobrevivientes de la llamada “Conquista del Desierto” holocausto argentin