Ir al contenido principal

La otra Navidad


aura dejó caer la tapa del baúl, en su interior se encontraban los cuadernos con los dibujos que había coloreado  Borja, entre muchos otros objetos. Las manos le temblaban. El silencio en la casa era demasiado intenso se dijo así misma.

Se puso en pie y se giro  hasta quedar frente al árbol de navidad. Sintió frío, lo que la llevó a cruzarse la vieja chaqueta de lana que había pertenecido a Javier su marido, que le quedaba enorme.

Con los brazos cruzados se quedó mirando el árbol de navidad. Los recuerdos fueron ensartándose uno a uno ese ramaje artificial que ella misma había decorado ésa misma mañana.

 Se vio un año atrás colgando esos mismos adornos y esas luces. Borja había ido descubriendo una parte de lo que era la navidad. Emocionado había ayudado a Laura en la decoración de ese árbol. Fue entregándole ángeles, bolas de colores, estrellas centelleantes, para que ella los fuese colgando  ya que él debido a su corta estatura no podía hacerlo. Lo dejaron precioso. Disfrutaron  de lo lindo al igual que lo hizo Javier desde el sofá que los había estado observando.

Esa navidad fue perfecta. Durante esos días calló una fuerte nevada, por lo que pudieron salir al jardín padre he hijo para lanzarse bolas de nieve. Podía escuchar aun sus risas. Ésa evocación trajo de nuevo una oleada de frío. Al mirar el fuego de la chimenea vio que se estaba apagando. Tendría que ir afuera a por leña.  Ésa había sido tarea de Javier el hombre de la casa, como le decía Laura camandulera.

De pronto se dirigió hasta el mueble bar, sacando de el,  una botella de whisky y un vaso en el que puso una generosa cantidad de ese líquido dorado. Cerró los ojos y se echó un buen trago, que le llegó a quemarle la garganta haciendole toser.

 sus ojos brillantes por el alcohol se posaron en la carita redonda y repleta de pecas que sonreía desde un porta fotos. Se trataba de la última foto que Javier le había echo. Se podían apreciar los puntos que tuvieron que darle en el labio superior por causa de una caída. Recogió ese porta fotos y paso repetidas veces una de sus manos por el cristal, acariciándolo. Se lo aproximó a su pecho apretándolo con fuerza. Sintió un nudo en la garganta, humedeciendosele los ojos una  vez más.  Tomó  aire tomando restos del perfume de la barrita de sándalo que había encendido . A Borja le encantaba su costumbre de encender de vez en cuando, varillas de incienso, por lo que tuvo que advertirle sobre el peligro que conllevaba el encenderlas.

Laura escuchó la fuerza con la que rugía el viento afuera en la calle. Fue hasta la ventana, quedándose escondida tras el visillo. El cristal se encontraba empañado por el frío.Una de sus manos arrastró ese manto blanquecino para poder echar una ojeada . Fuera la navidad de nuevo había alterado el ritmo habitual de la ciudad. Ni  el viento, había logrado retener en casa a ésos padres con sus hijos  de la mano  o de aquellos  que iban o venían apresuradamente de realizar  sus compras de Papa Noel. El año pasado Borja conoció a ese personaje barrigudo con barba blanca al que observo atentamente sin tener nada claro si besarlo o salir disparado a refugiarse tras de su padre. Ese recuerdo puso una sonrisa en su demacrado rostro.

A Laura ya desde niña le habían gustado esas fiestas, al contrario que a su marido, el pobre las sufría  con resignación, cosa que llego a cambiar con el nacimiento de Borja. Esta vez sus  ojos se cuajaron de llanto, que retiro apresuradamente con la manga de la chaqueta de su marido que habia tenido que doblar al estarle enorme. 

Laura dejó caer  el visillo regresando   al sofá.  Durante ese corto trayecto  piso el rabo de Manchitas , el gato de Borja,  por lo que estuvo a punto de caerse. Ese animal siempre se encontraba dónde menos se le esperaba, maldijo asustada.  El felino había salido despavorido entre maullidos a la búsqueda de un lugar donde refugiarse.

Miró a su alrededor, buscandolo.__ Ven aquí Manchitas, ven conmigo, ¿Tú también les echas de menos, verdad?__ 

El sonido del móvil consiguió de nuevo hacer que se sobresaltase. No lo cojeria. Se tomo de un sorbo los restos de whisky que quedaban en el vaso y espero a que el móvil enmudeciera.

No, definitivamente no le gustaba como le había quedado este año el árbol. 
Se sentía cansada. Empezaba a dolerle  la cabeza y aquel maldito móvil no dejaba de sonar. Podría haberlo apagado, pero sabía que si no respondía , ellos preocupados acabarían yendo hasta allí, algo que no deseaba. Deseaba estar sola ese día.
Levantó la tapa y apretó el botón verde, diciendo con desgana _ ¿Si?_ Al otro lado del hilo telefónico, escuchó la voz angustiada de su madre, desbordándola a preguntas. Se encontraba llorando._ ¿Eres tu Laura? ¿Estás bien?¿Por qué nos haces esto a tu padre y a mí? Nos tenías muy preocupados. A quien se le ocurre desaparecer precisamente en este día. El doctor Urquijo llamó esta tarde, también él se encuentra muy preocupado, dice que desde hace días no acudes a su consulta. Nos dijo, que ya esperaba un empeoramiento según se acercaran estás fechas, un año no es suficiente tiempo… __ Se hizo un cortó silencio, para continuar diciéndole
__ Estuvimos esperándote, no sabíamos qué hacer, temimos lo peor. Al final pensamos que podrías estar ahí. Por favor ven a casa o si lo prefieres podemos ir nosotros a recogerte. ¿Ésta contigo? “Manchitas” también lo hemos echado de menos_
Laura había dejado de escucharla, nada de lo que su madre le decía le parecía importante. Sentía sueño, le pesaban los parpados y por el cuerpo  empezaba a recorrerle  un agradable calorcillo. Se dejó caer sobre el sofá, tumbándose hasta colocarse en posición fetal. Unos segundos después Manchitas salió de su escondite para de un salto  se  acomodaría a sus pies. Aquel animal, había hecho las delicias de su hijo. Lo trajo un día Javier, a sabiendas de que a ella no le hacían gracia los animales. Pero cuando se lo dieron al niño y vio como se le iluminaba el rostro, no pudo decir que no. Laura lo llamó , él levantó la cabeza la miró atentamente y fue a refugiarse entre los brazos de ella.

Del auricular seguía saliendo la voz de su madre ahora mucho más lejana. __ ¿Me escuchas, me estás escuchando Laura?….__ Se oía repetir una y otra vez. No, no, ella no la estaba escuchando, se encontraba mirando como el gato se lamía las patas y ronroneaba mientras ella lo acariciaba a la vez que miraba como le sonreian  rostro de Borja y Javier haciendose cómplices de ese momento.

Entradas populares de este blog

QUE BONITA TE VES DESDE QUE TE RESCATASTE

Que bonita te ves así volviendo a ser tan tú, tan tranquila , tan loca, tan completa,    tan viva. Caminas con seguridad, sonriendo todo el tiempo, no te viste como otras, la moda no influye en tus gustos, usas lo que te identifique como única y así vas enamorando al mundo. Que bonita te ves desde que te rescataste, tu mirada cambió y la paz te invade a cada instante. Que hermosa te ves amando a tu manera, sin etiquetas, sin miedos, simplemente amando como tú quieras. Ya casi te pareces a la mejor versión de tí, a esa que se comerá al mundo en su afán de seguir siendo feliz. Que bonitos tus ojos y tus sonrisas, que bonitas tus cicatrices que bonitas. Te reconstruiste de una manera hermosa, tus pedazos al ser unidos te convirtieron en la más bella de las rosas. Que bonita te ves retomando las riendas de tu vida, no cualquiera resurge como tú de entre las cenizas. Que grande te ves pisoteando todas tus tristezas y complejos, que imponente te has vuelto desde que mandaste al carajo a la…
Aquella noche hacían cola los sueños, queriendo ser soñados, pero Helena no podía soñarlos a todos, no había manera. Uno de los sueños, desconocido, se recomendaba: -Suéñeme, que le conviene. Suéñeme, que le va a gustar. Hacían la cola unos cuantos sueños nuevos, jamás soñados, pero Helena reconocía al sueño bobo, que siempre volvía, ese pesado, y a otros sueños cómicos o sombríos que eran viejos conocidos de sus noches de mucho volar.

Autor: Eduardo Galeano

Otoño

oy el día amaneció grisáceo.Si uno guarda silencio y pone atención, puede llegar a escuchar a lo lejos el crepitar de las pisadas del otoño, esa estación del año que todo lo envuelve con esa melancolía, que cada vez me va fascinando más y más. Consigue impregnarlo todo con ella . Desde hace riempo me siento identificada con esa estación, quizas por qué creo encontrarme en el otoño de mí vida, esa fase que precede al invierno a la vejez y a ese final de todo. Me gustaria dar largos paseos sola, observando los árboles medio desnudos y sentir ese aroma reseco del la alfombra de sus hojas bajo los pies. Admirar esa gama de colores ocres, dorados, castaños, rojizos y verdes tierra como una sinfonia inacabada…. Esas hojas que hasta una leve brisa consigue arrancar de sus tambien resecas ramas y las arrastra, dejando sobre el alquitran del asfalto la calidez de sus colores.
Igual resulta cursi y hasta pedante, ésta forma de describir ese Otoño, puede que sea en realidad asi , pe…

CRÓNICAS DEL ENVEJECIMIENTO

El envejecimiento de la población transforma el mundo, pero ¿El envejecimiento es solo un deterioro biológico? ¿Hay una cultura del envejecimiento? Este blog es un acercamiento a la antropología del envejecimiento y a la demografía, un vistazo al mito de la juventud eterna y a la ciencia detrás de este sueño.

 El artista Andrés Serrano (New York 1950) hizo una de las fotografías más célebres de los años 90, la cual representa el cuerpo desnudo de una mujer anciana. El Bastón, el cigarrillo, la otra mujer (posiblemenete joven) abandonada en el colchón... posiblemente después una relación... el significado está abierto. Andrés Serrano, un fotógrafo polémico que se ha distinguido por retratar aquello que pocos quieren ver, dice acerca de sí mismo que él no es un fotógrafo sino un artista con cámara. El cuerpo desnudo y envejecido es una de las imágenes que más se ha ocultado en la historia de la humanidad. Antes del siglo XIX solo la pintura había conseguido "retratar" ese …

Trazos envolventes

e encontraba disfrutando de mí día libre. Las pinturas expuestas en el escaparate de una tienda de arte había llamado mí atención. Tras uno segundos o tal vez minutos de contemplación de esos lienzos, advertí que el reflejo de un hombre en el cristal de ese escaparate, me estaba observando. Se trataba de un hombre de mediana edad, cabello y barbas canosa casi blancas y gafas con montura metalizada. Era de esas personas que resultan agradables a la vista. Me pareció raro que un hombre así me estuviera mirando. No parecía de ese tipo de hombres que se dedican a mirar a las chicas. Seguí disfrutando de las pinturas, cuando tras de mí escuché un carraspeo nervioso. Giré mí rostro encontrándome con una sonrisa en el rostro de él. Tras disculparse por su atrevimiento, intento explicarme el motivo de que hubiera estado observándome. Era pintor y necesitaba ayuda para llevar a cabo un experimento. No podía salir de mí estupor. No me veía posando y se lo dije, pero el me tranqui…

El 0 y el 1

Uno no quería contar con nadie, y Uno no entendía por qué era impar si antes de él había alguien.

 Uno no quería contar con nadie, y Uno sentía que después de él estaba el infinito.

 Y a Uno lo sempiterno le daba miedo, así que Uno, muerto de pavor, se fijó en Cero.

 Y cuando Uno vio a Cero, pensó que cero era el número más bonito que había visto y que, aun viniendo antes que él, era entero.

 Uno pensó que en Cero había encontrado el amor verdadero, que en Cero había encontrado a su par, así que decidió ser sincero con Cero y decirle que aunque era un cero a la izquierda, sería el cero que le daría valor y sentido a su vida.

 Eso de ser el primero ya no le iba, así que debió hacer una gran bienvenida.

 Juntos eran pura alegría y se completaban. Uno tenía cero tolerancia al alcohol, pero con Cero se podía tomar una cerveza cero por su aniversario, aunque para eso tuviesen que inventarse una fecha cero en el calendario.

 Cero era algo cerrado y le costaba representar textos pero, junt…

Nuestras mujeres mayores

Casi todos los escritores españoles de este momento sabemos por experiencia que la mayor parte de las gentes que asisten a nuestras conferencias son mujeres. Señoras que a menudo tienen ya una cierta edad. A veces ni siquiera son personas muy cultas, al menos en el sentido en el que habitualmente solemos utilizar la palabra cultura: algunas de ellas –al borde de los setenta años, después de toda una vida dedicada al trabajo y a cuidar de los demás- se han apuntado a algún club de lectura de los muchos que empiezan a proliferar por los pueblos y los barrios de numerosas ciudades. Se acercan a nosotros con los ojos brillantes, nerviosas y tímidas, para confesarnos que la nuestra es la primera novela que han leído, y que no sabían que leer una novela podía ser una experiencia tan íntima y tan rica. Antes, mientras trabajaban, criaban a los hijos, hacían todas las tareas domésticas, se ocupaban de un marido exigente y atendían a los mayores, no habían tenido tiempo. Ahora lo sacan d…