30 de mayo de 2009

Con la madrugada




Con el silencio llega la madrugada,
majestuosa, incitadora, para iniciar su velada;
esparciendo olorosos pensamientos.
Lluvia de caricias recordadas
caen sobre mi blanca piel deshojada,
esa que fue fulgurante porcelana.
Manos fantasmas me recorren,
perdiéndose en todas aquellos recodos
que mi cuerpo guarda.
Caricias difusas que despiertan en mí
el deseo de que se perpetuarizarán.

No hay comentarios:

Publicar un comentario