3 de diciembre de 2012

Mi cuerpo ya no es mi cuerpo



Mi cuerpo, ya no es mi cuerpo,
es más, el de alguien que está muerto.
Inmerso en una metamorfosis
creada por todos ellos.
Me han robado el sueño.

Despierta, siempre despierta
para escuchar los silencios.

Quisiera descansar de todo esto
y no me dejan hacerlo,
les pido, les ruego
y siguen sin entenderlo.

Sonríen, gestos y más gestos
perdidos en los tiempos. 

Un ir y venir de sentimientos
se pasean por este dormitorio,
cargados mayoritariamente de miedos.

No quieren ver ni escuchar
lo que en mis ojos les muestro. 

Callo ,silencio, siempre silencio
y un llanto disfrazado de sonrisa ofrezco. 

Sus ojos y mis ojos
cómplices de esos silencios,
sus palabras y mis palabras escritas
pululan sin un lugar concreto.
y sigo esperando ante un mar incierto,
donde dicen que se cumplen los sueños,
entre la música del universo.

Ya ni estremecerme puedo
solo derramar este llanto perpetuizado y reseco,
cuando en la noche me pierdo,
entre un pasado, un presente
y un futuro negro, muy negro,
en la espera de que alguien me ayude
en algo que yo no puedo.

Estoy cansada de no haber vivido,
y descansar, es lo que necesito.