28 de septiembre de 2012

Te abrazo




Te abrazo,
con una intención que se bifurca: 
Sujetándome firmemente a ti 
como si fueras un ancla
en una inexorable realidad.
Olvidándome de que al abrazarte, 
pienso que tarde o temprano,
 por más fuerte que me aferre a ti, 
terminarás revertiéndote en partículas, 
como lo hacen los sueños…