4 de febrero de 2012

“Un bei di vedremo”


Siento la gran necesidad de perderme 
en la belleza de la música, me seduce
y de puntillas con cuidado camino
sobre esas notas musicales,
que emergen profusamente
de cada uno de los instrumentos.
Sus altos y bajos me acarician.
La aguda  voz de la soprano
me tiende su calida mano y avanzo
entre  “Un bei di vedremo”
 y me estremezco.
Me arrebujo entre mis propias emociones
impregnadas de melancolía. 
Mis ojos brindan con las lágrimas.
Esas impactantes notas 
 me liberan , me ofrece las alas 
con las que transformarme en un centauro.


1 comentario:

  1. La danza y la música son mi debilidad, son un mar de emocones a flor de piel...

    besos

    ResponderEliminar