3 de febrero de 2012

_ Como un rito entre mis manos _

Un rastro de luz
va iluminando mi rostro.

Entre mis manos, una mañana más
como parte de un rito;
una taza de humeante café.
Fuera en la calle está  lloviendo,
se puede escuchar su sereno sonido.

Un bostezo se me escapa.
Acerco a mis labios esa taza de café, su aroma y sabor emergen
creándose así un sublime momento
que nunca será el de mañana, ni el de pasado mañana...
                                    
Un opaco paño de vaho cubre el cristal de la ventana.
Uno de mis dedos en silencio
ha ido  dejando   garabatos  . 


Tomo otro trago , aun muy caliente .
Sonrío y tras esa sonrisa y recogimiento
me sumerjo en un halo nostálgico
que me impregna de sensaciones.

Regreso...del otro lado.

Escucho el repiqueteo de la lluvia.
En cristal  siguen esos mismos garabatos 
que con un cariz  infantil  había dejado.
 
Cojo la taza , la elevo  hasta mis labios 
tomo un sorbo de ese café, 
que en el transcurso de mi ausencia se ha enfriado.


1 comentario:

  1. Cuantas veces he hecho eso tras el cristal...hoy hay nieve en mi terraza y el aire es frio y seco, el cielo de un azul nítido...

    Cuando miro tras el cristal, no puedo evitar que me invada la nostalgia...

    Besos guapa

    ResponderEliminar