15 de septiembre de 2011

Palabras, caricias verbales


is palabras toman cuerpo. Bailan en el aire,  no importandoles decir algo, solo desean convertirse en el ritmo que marca este momento. Mis palabras quieren creer que pueden hechizar, con un ligero sube, baja, con un grácil revoloteo. Creen estar dotadas de esa magia que en realidad carece.

Todo el universo son ahora esas palabras en movimiento; llevan un mensaje secreto. Palabras que se unen y separan, exhibiendo su resplandor, luciendo sus pliegues.
Mis palabras a veces se rinden, cuando se encuentran  entre otras en las que se sienten extrañas. 
Se crecen cuando son impulsadas por las fantasías, que las logra transformar en historias que respiran y sienten. Son como alas que se han tejido con libertad que llevan cargadas.
 
A véces temen poseer el poder de causar daño y de decir aquello que no que deberia haber sido silencio. Temen llegar a ser un golpe seco con movimiento inesperado. Temen enmudecer, temen no lograr decir nada. En perder esa inocencia de las que siempre han ido cargandolas.
 
Ellas se dejan oler, porque saben que no hay ofrenda más íntima que la de su aroma y del sentir del que van .Se alean con otros perfumes, dispersando un alud de recuerdos, historias …
 
Mis palabras toman cuerpo, siguiendo ese ritmo con el que danzan , suavemente  en calma . Sin dejar la sinuosidad de su magía .

No hay comentarios:

Publicar un comentario