21 de junio de 2009

A mi admirado amigo Vicente Ferrer




Querido amigo Ferrer, imagino que habrás tenido el recibimiento que te mereces en ese lugar al que la edad y la enfermedad junto con el cansancio te han enviado.

Aquí en en este pais mullticolor como variopinto has dejado muy tristes , sobre todo en y Anantapur donde has vivido durante tantos años. con tu marcha les has dejado ese gran vacío que sera casi imposible de llenar , aun siguiendo tus pasos, tus enseñanzas.

Tus niños esos angelotes de grandes ojos con alas invisibles, hoy cantan por esa marcha. De la profundidaz de sus miradas surgen las notas de ese cantico por todos desconocido. Desde ese silencio sobre el que a veces viven , desde esa tierra revestida de penuria en la que muren prematuramente sus ilusiones y sueños.

Anantapur , tu esposa Ana y tu hijo, han quedado desolados , se han quedado sin marido, padre , hermano , compañero, AMIGO.

Algunos de tus sueños se han ido haciendo realidad , como la de “En cada pueblo una escuela” y otras las iran realizando tus seguidores , que son muchos.

Has ido forjando una republica un tanto curiosa, una utopía más de un soñador.

Sabes mi querido y adirado Vicente Ferrer, hace tiempo te empecé a envidiar por todo lo que fuiste capaz de abandonar a este otro lado. Abandonaste toda clase de comodidades . Te alejastes de una religión , para seguir esa voz interior que ha estado permanentemente contigo. Tras el BIEN no se encuentran dioses, ni religiones , ni creencias de indole politico. Tras ese BIEN tan solo se encuentra el propio Dios, su palabra y su deseo desoido por muchos.

Tú vida ha se fue haciendo rica en miradas de agradecimiento, cariño y admiracion, algo que no muchos seres humanos podran decir jamas. Te has ganado un puesto de honor en ese lugar en el que hoy te encuentras, apesar de esa gran humildad que te caracterizaba y de la que has hecho gala a lo largo de tu vida.

Sin necesidad de lágrimas en mis ojos, pero con una enorme tristeza en mi interior, quiero y deseo hacerte este insignificante homenaje en este rincón a través de estas palabras humedecidas por el llanto de la esperanza.

Espero que desde ese nuevo lugar en el que resides, puedas seguir ayudando a toda esa gente que vestida de luz y alegría hoy guardan un silencio en señal del respeto que te tienen. Ellos intentaran caminar desde ahora bajo la huella que tus les has dejado en sus corazónes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario