28 de mayo de 2007

Llueve rojo


Llueve rojo mientras contemplo
y escudriño esos charcos de turbios recuerdos
Llueve rojo salpicando sobre mis pechos,
rodando por mí vientre
hasta enredarse en la maraña de mí pubis.
Llueve rojo y mis labios pronuncian palabras
sobre esas sábanas ahora resecas.
Guardo silencio en ese amor atemporal
y exprimo esos adverbios complejos.
Demasiados deseos haciéndose charcos,
charco de lluvia roja ...
Por eso hoy pienso y callo y espero en rojo…


13 de mayo de 2007

Es una lastima que no estés conmigo


Es una lastima que no estés conmigo
cuando miro el reloj y son las doce , entrada la madrugada,
hora que llaman bruja por estar repleta de magia.
Me pongo ante una pantalla blanca y te escribo
olvidándome por completo de ese dolor de espalda.
Busco palabras que se conviertan en besos y caricias
en conjuros cargados de sensaciones dulces y amargas.
Es una verdadera lastima que no estés aquí conmigo
cuando el día y la noche se funden
Y vuelvo a mirar ese reloj y sigue esa misma hora,
conservándose intacto ese paisaje que te reclama,
en el que podamos prometernos bajo esos crepúsculos neutros
que no seré ella, ni tú serás él ,
por que siempre seguiremos siendo nosotros
los que fuimos cuando nos cruzamos en un mismo camino
cargados de nuestras propias etapas.
Es una lastima que no estés conmigo, una verdadera lastima…

El azar te trajo a mí

El azar te trajo hasta mí,
en esta noche en la que evocar
quiero a los sentidos.
En la que reina el espíritu lunar
cómplice de este y otros momentos
en los que una especie de sortilegio
incubara a esa mujer que llevo dentro.
Tu mirada me enaltece
y ante ella deseo sucumbir
en esta travesía nocturna
en la que tu y yo tan sólo somos
elementos alquímicos,
una aleación intima de dos cuerpos
mezcla de deseo y pasión
homogéneamente perfecta
de la que el amor es su centro.


7 de mayo de 2007

Pétalos resecos


Caen uno a uno pétalos resecos
como gotas de agua
sobre esas arrugadas y áridas sábanas
que representan una vida
Uno a uno lentamente
como esos finos granos de arena
de un reloj que impasiblemente
marca el ayer, marca el hoy,
y tal vez este ya marcando un mañana…
Despierta, miro esa almohada
sobre la que soledad aun duerme
y no logro despertarla.
Seguirán cayendo pétalos resecos
por esas mismas arrugadas y áridas sabanas
con aroma de deseos ocultos y al silencio.
de todas mis madrugadas.

5 de mayo de 2007

Momentos con olor a serenidad


Momentos oscilantes.
Un tiempo que se detiene
sin llegar a detenerse.
El día gris y evanescente
trae ese café amargo y fuerte,
como un sereno rito.
Una mecedora vieja que se queja
en la que suelo mecerme.
Las cortinas intimando se cierran.
La luz se aleja poco a poco,
ofreciéndome una placentera penumbra.
El silencio conversa conmigo.
Las sombras se van una a una escondiendo.
Siento la ausencia del calor de la palabra
sobre este cuerpo hoy deshabitado.
Un sorbo y otro sorbo…
Llega hasta mí el murmullo de la calle.
Me deleito de este estar a solas,
prolongando estos momentos

en los que pensar
en cosas que de verdad me importan.

Momentos y tiempo …..

4 de mayo de 2007

Entre tus manos



Me despierto entre tus manos,
frías, sudorosas , calladas…
Un bosque de palabras
y recuerdos vivos,
perdiéndose entre ellos
deseos desvanecidos.
Una palabra truncada
sobre esa pregunta sin respuesta.
Dibujar debo ese horizonte
tras el que tu te escondes.
Un mar te viste de espeso silencio.
Un oleaje de azúcar.
Suspiros negros.
Un volver a empezar,
un empezar de nuevo…


2 de mayo de 2007

Te pertenezco




Te pertenezco
desde este mismo instante.
Recorre mi cuerpo con tu lengua
Tibia,
suave
salvadora...
Escucha mis coagulados gemidos
al morderme cada uno de mis pechos,
al succionarlos con ansia como un niño.
Mi lengua dibujara tus labios.
mis caricias rotas lloraran
sobre tu desnudo cuerpo.
Te pediré que me dejes esa parte de ti
con la que pueda renacer de nuevo,
como el mayor de los milagros.
Empapame de esperanza,
al menos por este preciso momento…