29 de abril de 2007

Tal vez mañana vuelva a empezar


Flirtea con la soledad
Enterrar los miedos
Escribir con el alma
Respirar un sueño
Convertirte en danza
Beber el jazz a pequeños sorbos
Llorar a carcajadas
Reír emocionada
Caminar sin dejar huella
Y dejarse llevar
por una melodía inacabada
como tu vida y la mía.
Podría seguir,
podría si me lo propongo continuar
pero mejor lo dejare aquí,
y mañana tal vez vuelva a empezar.

26 de abril de 2007

Pensamientos conversos y cóncavos


Creo a diario mi propia confusión.
Con inexistentes tijeras
recorto sentimientos, emociones y miedos
colocándolos en mí escenario.
El desconcierto deambula dentro de mí.
Los besos con sabor a engaño
aun residen en el recuerdo.
Un asesino de ilusiones
sobre mi vida cabalga
entre sorbo y sorbo de un café amargo
que degusto en solitario.
Negro sobre blanco,
blanco sobre negro,
retazos y más retazos.
Un saco repleto
de pensamientos conversos y cóncavos.


24 de abril de 2007

Busco la forma de mi amado



Busco la forma de mi amado
en esa madurez serena,
con la que se viste de lumínica magia.
Lo busco en esos ojos humedecidos de escarcha
y en esa sonrisa diáfana
que suele decir mucho mas que calla.
Busco en su desnuda piel
ese aroma a deseo y lujuria
que por mi cuerpo derrama.
Busco la forma de mi amado
eso y mucho más que he de seguir buscando...

23 de abril de 2007

Golpea la noche en la ventana

Con rotundos aldabonazos de silencio
la noche golpea en mi ventana.
Como con la llegada de un amante
mis entrañas se encrespan
enzarzadas por ese deseo insoslayable,
que tus palabras esparcieron sobre mi,
convertidas en desconocidas verdades,
con las que fui cubriendo mi vida
en la inconsciencia mas inenarrable.
No sirve de nada abrir ese futuro
en el que tu aroma aun persiste.
Mis recuerdos están acostumbrados a perder,
aliándose el deseo con la memoria.
Golpea la noche en la ventana
sacudiéndome el temor a confesarme…


20 de abril de 2007

Bocanadas de deseo




Engarzo el humo
al contorno de tu cuello
encendiéndose mi anhelo;
consumiéndome con apenas rozarte.
Me gusta tanto encender
este momento contigo…


Se diluyen
lejos, muy lejos
promesas y miedos…


Y tú improvisas
bocanadas de deseo;
mentiras en mi piel.


El hilo de ceniza
se romperá de golpe,
mientras la cúpula lunar
que hace tiempo que tira,
se ha extinguido en el cenicero.

18 de abril de 2007

Memoria deshojada


Memoria que te deshojas
en el crepúsculo de la vida.
Tic, tac, de un péndulo
que oscilante en el vacío,
recuerdas la ceniza de las horas
que se deshace en el tiempo.
Mientras zumba una negra mosca
sobre el rostro dormido de un niño,
pululando como sombra amenazante.
El cric, crac, de un viejo sillón,
el fuego en la chimenea,
un libro abierto sobre la mesa,
las ventanas entreabiertas.
Imágenes perdidas en la memoria
esa que en silencio agoniza.

Danzare



Danzare sobre cada una de tus palabras
empapadas de esa desesperación
que se conjuga en tu alma.
Las palabras que fuimos compartiendo
una a una se me fueron secando.
En pleno vuelo quedaron los pájaros
desatándose una vez más la memoria
por entre lunas hechas con retazos de vidrio
y licores de silencio, una vez mas estoy caminando.
Danzare sobre cada una de esas huellas
que me impregnaron de olvido
y que algún día han de cicatrizar.
Pasare del corazón a mis labios
ahogando este poema trazado sin mas.

16 de abril de 2007

Los últimos pájaros de la noche






Despierto con los últimos pájaros de la noche
aleteando sobre el borde oscuro de mi vientre.
La luna es apenas una sonrisa en el cielo
y como hilachas cuelgan, irracionales,
los vestigios de un mundo enajenado.
Cae la última estrella;
el cielo se parte en dos.
Una serpiente deja su último vestido
para morir de cara al sol.
Todo parece ser parte de un final
que se anunciaba en ti desde hace tiempo,
ahora aquí se encuentra, dolorosamente pétreo.
Mientras a lo lejos sigo escuchando tu silencio
repitiéndose una y otra vez como si fuese un eco.

13 de abril de 2007

Hombre de Luna



Cristales rotos sobre la noche.
Ángeles o demonios danzan
en la oscuridad hambrienta,
de frías luces de neón.
Hombre de la luna,
la ausencia de tu voz
al viento llama locura,
cuando la locura soy yo.
Bañada siempre en polvos de plata,
por ser la Diosa de la sinrazón.
Busca poseer mi cuerpo
y quien los posee soy yo.
Noches que afilan los miedos
escondiéndolos en su interior

10 de abril de 2007

Pasaran los días y los meses


Pasaran los días y los meses
y con ellos los desengaños.
Se deshojaran las noches
llenándose de una indescriptible y cruel armonía
que anegara de oscuridad, tu recuerdo.
Si me acompañas lluvia abajo
crearemos una tarde con los colores del sosiego
Donde el misterio de tu adiós
sea el compañero que me refugie.
Cuando de mis labios salga tu nombre
será convertido en huella,
la que dejaste con forma de fe
acompañándome en ese tiempo..
El otoño lentamente me ira envejeciendo
secando todos mis pensamientos.
No puedo curar ese pasado
pues la ausencia de tu corazón
sigue creciendo dentro de mi,
haciéndome trazar un camino de vuelta
para no olvidarte jamás.

9 de abril de 2007

Mi deseo nunca fue el de poseerte


Mi deseo nunca fue el de poseerte,
si no el de contemplarte y respirarte
con el ansia de nunca haberlo hecho,
convirtiéndonos en unos extraños
que están disfrutando con sus cuerpos,
visual o lingüísticamente convertido en deseo.
Sentir que te restriegas contra mis senos,
Y te hundes en la profundidad de mis muslos.
hasta entronizarte dentro de mi sexo.
Escuchar rítmicamente tu respiración
y esos gemidos conjugados.
Mi deseo no es el de poseerte
si no el de ofrecerte esta libertad
que se esconde tras nuestros sexos.
En esos besos y caricias,
en todos y cada uno de esos corporales escarceos
que tú me ofreces y yo te ofrezco.
En esa pasión alimentada de palabras
haciéndola crecer y crecer por momentos.
Mi deseo cielo, nunca fue el de poseerte
por que te quiero en libertad como el viento.

6 de abril de 2007

En mi bosque


En mi bosque se pierde tu lengua,
en busca de mi húmedo sexo,
alimentándote de sus aromas.
En nuestros cuerpos agitados,
la unión desesperada en la noche,
de mundos desencantados, e inconexos.
Tú me buscas, y yo te encuentro,
tú penetras dentro de cada uno de mis huecos,
plantando raíces, en mis entrañas,
regándome con tu semen toda por dentro,
que hará que nazcan raíces,
que treparán por todo mi cuerpo,
floreciendo en mi, cada mañana.
Jadeos de sinfonías vivas,
escapándose de nuestros sexos,
cruzándose los tuyos con los míos,
mientras tu me recorres, perdido,
mientras yo te disfruto, te encuentro
en esa pasión desenfrenada,
que humedece de amor nuestros cuerpos;
ofreciéndole un adiós a la noche,
con el éxtasis mas completo.
Recibiendo, en el silencio el alba.

4 de abril de 2007

Pinceladas de deseo



Cierro los ojos y
con el pensamiento te palpo.
y tu cuerpo trazo.
Con uno de mis dedos
quiero dibujar tus labios.
sobre tu piel de lienzo,
arrastro pinceladas de deseo
con las que colorear tus ojos de lujuria,
superponiéndose sensaciones,
de colores inciertos.
Respiraciones agitadas,
trementina,óleo
sudores y fluidos
en la la confusión de nuestros cuerpos.
Bocas y manos juegan en esos
recintos por el deseo profanados.
El éxtasis
firma con una
muerte instantánea de belleza repleta.



3 de abril de 2007

Descalza y desnuda



Descalza y desnuda, camino
sobre la noche más negra.
El silencio me escucha.
Recorro con lentitud
ese mismo camino,
sobre el que mis pensamientos
a diario tropiezan.
Las sombras salen a mi paso,
siendo una noche más
testigo de esta vigilia,
El fresco del suelo
me acaricia, me relaja.
Errante marcho sobre
mis incertidumbres.

Cierro mis ojos
mis manos vacías palpan la nada.
Mis inestables pasos,
en esa espesa oscuridad avanzan.
Una oleada de frío
me empuja hasta la cama,
busco en ella el consuelo
de la tibieza de sus sabanas.
De nuevo cierro los ojos,
buscando ese sueño
que otra noche se retrasa.
En posición fetal
logro escuchar a lo lejos,
el caminar sereno que trae el alba

2 de abril de 2007

Un día te dire...


Un día te diré: al oído te deseo
y con ello habré roto uno de mis miedos,
ese que me impedía decirte lo que siento.
Me atreveré a romper este silencio
que ha encadenado todo mi cuerpo,
robándole vida a mis sentidos.
Un día te mirare a los ojos sonriendo
te diré que quiero unir mi cuerpo a tu cuerpo,
te pediré que descubras para mí
con tus manos y con cada uno de tus besos
ese mí desconocido cuerpo;
derramándote por fuera y por dentro.
Sacare de mi todos y cada unos de mis besos,
besos guardados durante tanto tiempo,
rociando sobre ti cada uno de ellos,
abriendo lentamente esas sensaciones
que deseabas conocer desde hace tanto tiempo.
Yo iré calmándome entre tus abrazos ,
susurros y jadeos
mi desasosiego;
mientras tu te pierdes en mí
y yo dentro de ti me pierdo.
Me respiraras agitado de deseo
y tus labios pondrás sobre mis pechos
quedando así rendido
ante un resucitado cuerpo
de la muerte que ejecutaron los miedos.
Un día me atreveré a decirte todo esto…
te deseo y ese deseo será quien arroje lejos de mí ese miedo.

1 de abril de 2007

Al otro lado de la noche


Huir quiero al otro lado de la noche
en la que tu habitas.
Encontrarme en ese paraje infinito
que perpetua nuestra unión,
con la sonoridad que emite el deseo.
Donde las palabras
se conviertan en sentimiento.
Dónde poder leer los signos
que me muestra tu cuerpo.
Haciéndome sabedora
de lo que descubren sobre mi
tus diestros dedos.
Huir quiero al otro lado de la noche
en la que tu habitas,
haciendo de el nuestro universo.