4 de marzo de 2007

Ven



Ven,
bebe de mi sexo
como insecto el rocío.

Aquí me tienes tendida,
abierta como la palma de mi mano.

Triste y rendida
yaciendo sobre esta soledad
hasta la que me he ido arrastrado.

De pie
contra la pared
tú lloras y yo callo.

Te deseo, proclamo
escondida tras ese silencio
que se oculta tras mis ojos.

La mujer que aun queda en mí
abre su cuerpo, dándote paso.

Ya no sé si eres tu quien entra en mi
o soy yo la que te invado.

6 comentarios:

  1. wow! que redondez de poema, bellisimo texto, sentido, lùdico, eròtico, sùtil...y ese final de lujo! Ana, amiga, un beso y q tengas un excelente inicio de semaine! luego la mùsica: Ne quitte pas! uff. joel

    ResponderEliminar
  2. No debemos ocultarnos tras un silencio, no permitas que eso suceda.

    Besos desde el agua.

    ResponderEliminar
  3. No me extraña que con tan bellas palabras ese "Quijote" este prendado de ti.
    Besos.
    Juan Lucas.

    ResponderEliminar
  4. Estimada amiga, yo tampoco sé si eres tú quien entra en mí o soy yo quien te invado (en tu blog).

    Gracias por tus palabras en mi autobiografía. Por lo demás, me hubiera gustado que fueses impulsiva, porque efectivamente conozco bien Mora de Toledo, de hecho mi familia materna (a la que pertencen la mayoría de las fotografías) proceden de este pueblo. No así mi familia paterna, que pertenece a Madrid, y mi familia adoptiva que pertenecen a un diminuto pero hermoso pueblo de Córdoba. Como ves tengo distintas fuentes.

    Más me ha sorprendido a mí, que seas tú quien conoces Mora... ¿has reconocido a algún personaje de mis fotos? ¿Eres de allí? Digas lo que digas, difícilmente podrías haber metido la pata, porque te sobra inteligencia y talento (no hay nada más que leerte y ver cómo has construido tu blog).

    Recibe un abrazo fortísimo. Espero que me saques de las dudas que me corroen, con el mismo ímpeto con el que yo me he metido a leer tus bellísimos poemas.

    Luis Quiñones Cervantes
    www.autobiografiaporescribirluisquinonesc.blgospot.com

    ResponderEliminar
  5. Ana nos rendimos ante la exquisited de tu poema, donde se abren los límites del deseo, se esconden las verdades...

    Besos muchos.

    ResponderEliminar
  6. Y es que llegado a ese punto, difícil es averiguarlo...

    Un abrazo
    Un placer leeer tus poemas

    ResponderEliminar