21 de marzo de 2007

sin ti...




La noche me trae tu esencia,
la almohada acaricia mi rostro,
imitando a cada una de tus manos.
En mi cama vacía, un reproche,
nunca creí en esta ausencia,
aunque en tu aroma, la traías
cada vez que yo te respiraba;
cuando escondía mi cara
en el hueco de tu cuello,
en esa esencia tan rara...
Un rayo de luz entra por la ventana

te busco, en esa ausencia
en las sábanas impregnada.
Extiendo los brazos, busco tu mano...
Pero todo es inútil, todo es en vano.
Busco anhelante tus labios,
tu imagen se me escapa.

Me revuelvo asustada, salto de la cama,
corro por el cuarto, voy a la ventana...
¿Donde están tus manos,
donde tus labios, si yo los necesitara?
Y siento en medio un dolor,
la noche me sabe a veneno,
ansío tus besos y caricias,
y la almohada de tu pecho,
sin ti...
No tengo nada...

5 comentarios:

  1. LA NOCHE HACE MELLA EN NUESTROS ASUNTOS... A MI ME PROVOCA EFERVECENCIA PURA... OJALÁ ENCUENTRES ESAS MANOS!!!

    SALUDOS!!

    ResponderEliminar
  2. Ya sabes que en la noche Ana es cuando se agudizan los sentidos.

    Preciosa eleccción de música.

    Besos desde mi silencio.

    ResponderEliminar
  3. En la noche las ausencias se notan más, se sienten más. Y nos llenamos de sueños. Pero los sueños se pueden hacer realidad. Quien lo sabe...

    Muchos besos desde el agua.

    ResponderEliminar
  4. Desde La Oscuridad22 de marzo de 2007, 16:06

    Dias languidecidos por el paso del tiempo... así es la noche. Espacio en el que no existen límites, porque la oscuridad todo tiñe y nada delimita. Aromas penetrantes que aspiramos por la piel, porque el alma ... solo de noche es capaz a respirar.

    ResponderEliminar
  5. Me ha encantado que mi madrugada del alma, te sirviera aunque solo fuera por un instante de refugio, como lo son esas noches que nos dicen cosas que el corazón sabía.

    Saludos.

    ResponderEliminar