12 de marzo de 2007

Palpame




       Palpa esta mi silenciosa piel

ella aun guarda cada uno de tus besos
de el deambular de tus dedos .
toda mi epidermis huele a ese tiempo
remembranzas de un pasado
ese que me intento robar el tiempo
y yo me he negado.
palpa este cabello
que fue crepúsculos entre tus manos ,
una catarata de fuego,
un escondite para las estrellas.
bordea con tu dedo
la comisura de mis labios,
en ese corto trayecto aun se encuentran
sabores para mi no tan lejanos.
En mi cuerpo aún hoy se esconden
aquellos senderos que abrirían tus diestras manos,
llevándote hasta ese lugar hoy por ti olvidado,
que fue tu refugió y amparo
en ese comienzo del final que temías,
lugar donde derramar tu furia he impotencia
convertida en ese líquido por mí deseado
que humedecería mis estériles entrañas
y que aún resuman tus caricias, tus besos, tus palabras….
Palpa todo esto
Y sentirás en tus manos como aún respiras.

4 comentarios:

  1. si, las manos son las mensajeras del alma.

    ResponderEliminar
  2. La sensualidad invade no solo tu poesía, sino lo que tus manos tocan.
    Besos.
    Juan Lucas.

    ResponderEliminar
  3. Ana, me han hecho ilusión tus palabras, gracias.
    Me encantaría que toda esa pasión y ese amor te haga felíz, y te lo digo con el corazón, quiero que sepas que te leo y que me gusta mucho lo que escribes, porque se ve que sale de dentro del alma, te comentaría pero no estaba segura si era bien recibida. Me alegra saber que sí.
    Un abrazo Ana.

    ResponderEliminar
  4. Lo malo es cuando estos anhelos de un tiempo que se fue caen en sordos oídos.
    Precioso poema Ana. Un placer leerte.
    Besos

    ResponderEliminar